Nota Política

Zonas veredales con veeduría

En territorio del Caquetá se instalarán dos zonas veredales (en los municipios de La Montañita y Cartagena del Chairá, y un campamento en San Vicente del Caguán) que recibirán a guerrilleros de las Farc en la recta final de la terminación del conflicto armado en Colombia.

El tema no deja de preocupar a las autoridades y a la población por los excesos y desmanes que puedan generar, atendiendo la mala experiencia de la zona de distensión del Caguán, que también comprometió a esa guerrilla.

Por eso, representantes a la Cámara de este departamento se unieron para hacer un llamado al Gobierno Nacional para que entregue plenas garantías a las comunidades que acogerán transitoriamente a los subversivos en el proceso de reintegración a la sociedad civil.

“El llamado es a que la decisión sea socializada con la gente; se garantice que en las áreas no se cometerán delitos, que no se incrementarán los problemas de orden público; y habrá una inversión del Estado”, concluyeron.

Opiniones

El representante conservador Luis Fernando Urrego expresó que es justo avanzar en busca de la paz, y reconoció que el presidente Juan Manuel Santos ha puesto todo su capital político y aliento en concluir con éxito el proceso.

“Tenemos la esperanzas fincadas en el proceso de paz. Cuando se pertenece a un departamento que es periférico, que no está en el centro del país, que ha tenido el flagelo de la violencia por más de 50 años, es fácil entender que seríamos los más beneficiados de la terminación de la guerra”, expresó optimista.

Pero advirtió que “la población es la más escéptica por tantos ejercicios que se han hecho, ninguno cumplido por las Farc, y la continuidad en todas sus políticas al margen de la ley. Eso hacen que la gente tenga un claro pesimismo en el proceso”.

Por eso, dijo que a los líderes les corresponde batallar en busca de la paz ya que es el único conflicto que queda en el hemisferio occidental: “Pido a Dios y a las partes involucradas en los diálogos que esto no vayan a fallar porque sería una decepción más para el pueblo caqueteño”.

Señaló Urrego que desde su curul hará control político, no sólo al Gobierno, sino a todo el proceso para que se cumpla lo pactado, y exigirle a las Naciones Unidas la juiciosa verificación del cumplimiento de cada uno de los puntos.

Evitar la extorsión

El representante del Partido Liberal, Harry González, cuyo padre fue asesinado por las Farc, recalcó que hay preocupación en varios aspectos, como en prevenir que las zonas no faciliten que miembros de las Farc continúen delinquiendo o extorsionando a los pobladores.

“Que los integrantes de la guerrilla no sigan delinquiendo. Hay que garantizar la presencia de estas personas no vayan afectar las libertades y derechos de los ciudadanos, hay que proteger a los pobladores”, afirmó.

Señaló que también debe protegerse la vida de los miembros concentrados, “bajo ninguna circunstancia se debe permitir que esos grupos puedan ser afectados por ataques de otros grupos ilegales”.

“Lo que uno aspira es que se socialice con las autoridades civiles todo el mecanismo y los protocolos de estas zonas, y debe haber un gran esfuerzo de socialización con el gobernador del Caquetá y con los alcaldes de los municipios”, puntualizó González, tras aclarar que estará atento a lo que ocurra en las áreas reservadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Zonas veredales con veeduría