Aquí Entre Nos

OJO CON SUS REDES SOCIALES: TWIDIPLOMACY

untitled-31

Luisa Natasha Corrales

En esta ocasión me quiero referir a ese ejercicio tan esclavizante que son las redes sociales. Criticamos a muchos que se la pasan con la cabeza gacha mirando ese aparato que en otro momento era solo para llamar o recibir llamadas.

La incursión del celular en los 90 partió en dos al mundo, pero las redes sociales pulverizó lo que era necesario mantener como mínimo vital, y es el contacto personal con otras personas, más cercano, afectuoso y real.

Este mundo, es virtual. Acercarse a ese enjambre de aplicaciones y de mensajes es descubrir que todo está hecho para una vida que no es real, donde nos relacionamos con personas que ni siquiera conocemos y donde debemos aprender nuevos códigos y lenguajes para lograr comunicarnos, es una locura. Pero así es y el que no esté en esa nube, no existe.

En este inicio de siglo, el ritmo lo marca ese nuevo escenario con desarrollos que van más allá de la comunicación y permean la gobernabilidad. Vemos como TWITTER se convirtió en el canal de formación de opinión por excelencia, sin serlo. 140 caracteres marcaron las grandes decisiones, los más álgidos debates, las críticas más acidas y el minuto a minuto de noticias que en otro momento esperarían a mayores investigaciones y contenidos. Una foto, un video, una frase, logran cambiar el curso de los hechos como fue el apretón de manos entre el presidente Obama y su par Cubano Raúl Castro luego de medio siglo de desencuentro

Han llegado a endilgarle a las redes, el poder de ser un canal diplomático como fue el informe Twidiplomacy ( ver link) https://goo.gl/OZUBDK que monitoreó más de 700 cuentas de jefes de estado y funcionarios como lo reporta el estudio de Burson-Marsteller, referido en un artículo de la revista Dinero, donde trae el tema a colasión. ( Ver link) https://goo.gl/PwfCDX

Recomiendo la lectura de ambos reportes, porque será necesario entender cómo funciona el mundo virtual para no seguir ensayando con perfiles y darle un mayor reconocimiento al ejercicio de esta nueva disciplina de comunicación la cual requiere un mayor reconocimiento económico a quienes realizan las tareas virtuales, que son las mismas de las tradicionales pero con más herramientas. En Facebook hemos tenido un amplio debate sobre este tema. Las quejas de los community manager, son muy graves: el pago por esta labor no supera el millón de pesos.

No obstante las quejas de los realizadores de contenidos y expertos en marketing digital, la propuesta de crear un tarifario para empoderar esta tarea, está en desarrollo. Google ya tiene presencia en Bogotá y se propondrá elevar los costos por la ejecución de esta tarea que muchos piensan que es un hobbie, pero que para efectos prácticos y políticos, es la nueva manera de crear reputación y conseguir votos de opinión, logrados en el pasado con medios de comunicación y jefaturas de prensa tradicionales. Hoy los Press Officer no hacemos reuniones para conseguir votos porque no somos cuotas políticas.

 

 

Hacemos divulgación y  prensa, generamos contenidos en todos los formatos y manejamos redes sociales para informar y de paso generar opinión todo lo cual redunda en voto de opinión. Hasta ahí. Los que consiguen votos y son cuotas políticas que se dediquen a eso y que no inventen que pueden hacer lo que no saben, quitándole la oportunidad a lo que sí sabemos.

En ese orden de ideas, nuestros políticos deben entender que las comunicaciones por redes sociales son un activo importantísimo en favor de su trabajo social. Lo que no se cuenta, no se hizo. Por eso, es necesario revisar la forma como se utilizan las redes sociales, ya que el ecosistema digital cuenta con parámetros y reglas que permiten controlar lo que parece no es controlable. Y para eso cuenta con expertos:

COMMUNITY MANAGER

  • No es un hobby
  • No lo hace cualquiera que domine un par de redes sociales;
  • Podrá saber más algunas especialidades de marketing distintas pero no es el responsable de su reputación
  • Trabaja 12 horas al día: detecta, evalúa. Monitorea, aclara, repara, responde
  • Plataformas de trabajo controlables: web, blog, fanpage, you tube
  • No controlables: tw, blog externos, foros, aplicaciones personales, instagramLas redes sociales Facebook y Twitter cuentan con sistemas de métrica que permiten evaluar y analizar su trabajo. No son espacios para publicar asuntos personales porque a los electores no les interesa la vida privada sino los resultados de su gestión. No tenga varios grupos de seguidores excepto si la red lo solicita para darles más participación. Muestre su trabajo comunitario con videos cortos donde aparezca el testimonio u opinión del elector sobre el tema que le ocupa. Haga seguimiento de medios y opine. Si tiene más seguidos que seguidores, no importa; fidelice a esos pocos que los demás le proveen de datos permanentes para que participe en temas de su interés.
  • Las redes sociales son la posibilidad de que usted exista y exista bien, además de ahorrar miles de millones de pesos en campañas de calle. Valore el trabajo de redes y así tendrá más tiempo para acercarse personalmente a aquellos que le interesan, incluso a su familia y amigos. Vienen tiempos de campaña y deberá multiplicarse para atender cada detalle. No quiera convertirse en youtuber, si no domina la herramienta. Poco a poco, su asesor de prensa y redes lo llevarán de la mano a ese mundo intangible que para muchos aún es desconocido.
  • Responda mensajes y no genere polémica si no logra controlar sus contenidos ni conoce a fondo los temas.
  • Genere de manera regular contenidos en una página web o un blog que son la plataforma de sus redes en caso de que le borren su contenido en TW o FB.
  • Ubique sus asuntos personales en redes que son para eso, ej: Instagram.
  • No cree más de 2 perfiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OJO CON SUS REDES SOCIALES: TWIDIPLOMACY