Noticia del día

Autonomía, insistente reclamo de gobernadores

cali cumbre

CUMBRE EN CALI

Darles el carácter de entidades territoriales a las regiones, otorgándoles mayor autonomía, es lo que pretende un proyecto de ley, cuyo borrador le entregará hoy al Gobierno nacional la Federación Nacional de Departamentos (FDN).

Con esta iniciativa se pretende que se permita la utilización de mecanismos de descentralización territorial para el cumplimiento de las funciones administrativas.

Voceros de la FDN le explicaron a EL NUEVO SIGLO que se busca reforzar la legislación actual que permite que dos o más departamentos se constituyan en regiones administrativas y de planificación, con personería jurídica, autonomía y patrimonio propio.

Su objeto principal será el desarrollo económico y social del respectivo territorio y, por lo mismo, las regiones administrativas y de planificación no serán consideradas como entidades territoriales, sino como divisiones administrativas.

 

La autonomía regional
De acuerdo con las fuentes consultadas en la Federación, la principal bandera de la FND en la asamblea que se está sesionando desde ayer en Cali es la autonomía territorial entendida como la capacidad de los departamentos para decidir, ordenar y gestionar sus propios asuntos públicos.

Para la FND, la autonomía territorial es la condición necesaria para comprender el desarrollo local, sustentado en las capacidades de cada departamento y en beneficio de las condiciones diferenciales de sus habitantes.

La FND defiende la autonomía territorial como un atributo que contribuye al fortalecimiento de la democracia a nivel territorial y al mejoramiento de la eficiencia de la administración pública y la legitimidad del Estado.

Para los gobernadores, según se lo están planteando este fin de semana al Gobierno nacional, la autonomía territorial resulta indispensable para el desarrollo integral y sostenible pues, como lo demuestran múltiples estudios empíricos internacionales, existe una relación positiva entre mayores niveles de autonomía y mayores niveles de desarrollo económico y generación de empleo.

Para estos fines, Colombia necesita departamentos con un modelo de competencias actualizado, moderno y versátil.

Un modelo que se sustente en la diversidad, la autonomía territorial, la transparencia, la suficiencia fiscal y el control político de cara a la comunidad, que fortalezcan la descentralización y la autonomía de cara a los retos del desarrollo.

Según la iniciativa que se presenta ante el Gobierno, la autonomía territorial es un proceso que requiere el fortalecimiento de múltiples capacidades regionales, para tal fin la FDN actúa como organismo consultivo e interlocutor con el Gobierno nacional, el Congreso y las entidades nacionales e internacionales, públicas y privadas: brindando asistencia técnica a los departamentos en la gestión de políticas públicas y proyectos estratégicos; protegiendo los ingresos territoriales mediante la administración del Fondo Cuenta y poniendo en marcha políticas que promuevan su fortalecimiento fiscal; desarrollando estudios e investigaciones que generen diagnósticos y propuestas de política en torno a temáticas relevantes para los departamentos; generando alianzas estratégicas para el fortalecimiento de la autonomía territorial; creando espacios de intercambio de experiencias y opiniones entre los funcionarios departamentales, con el fin de encontrar puntos comunes y diferencias en la ejecución de competencias; fortaleciendo la presencia y participación de los gobernadores en los debates nacionales y regionales para posicionar y visualizar su rol en todos los asuntos del país.

 

Clamor nacional

 

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, señaló que el proceso de autonomía regional ya no solo es reclamado por dirigentes de la región Caribe, sino también por los gobernadores del resto del país.

“Todos los gobernadores consideramos que el modelo regional que está en la Constitución del 91 es el que se debe hacer. Ya esta semana se firma el proceso de planificación para dar pasos para llegar a la región autónoma”, indicó Verano.

“Nosotros creemos que debemos pasar de un estado absolutamente centralista a uno regional. Ya presentamos a nuestra Asamblea departamental una ordenanza que fue aprobada para buscar que se institucionalice tal cual como está en el artículo 306 de la Constitución”, agregó el gobernador Verano.

Se conoce que el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, en el más reciente encuentro de gobernadores les dijo a los mandatarios seccionales que los últimos 25 años se ha aplazado el avance de la autonomía regional, anotando que “no podemos pretender que haya paz en las regiones si seguimos centralizando todo desde Bogotá. Hay es que hacerla con la gente, las comunidades y con las autoridades legítimamente constituidas. Con las facultades extraordinarias y el procedimiento legislativo especial que se viene tramitando en el Congreso, tendremos una enorme oportunidad para avanzar en materia de ordenamiento territorial”, indicó Cristo.

 

Las ventajas

 

Entre las ventajas de la propuesta de los gobernadores al Gobierno nacional, está la de facilitar la ejecución de políticas que resultan ineficientes si se administran desde el Ejecutivo central, pero que sobrepasan las jurisdicciones municipales, como las ambientales, turísticas o comerciales, por ejemplo.

También está la eficiente coordinación de la planeación. El nivel intermedio articula entre las políticas del Gobierno nacional y las necesidades locales, no sólo por su gestión de programas de impacto agregado, sino por su papel en las metas de políticas transversales para el desarrollo integral.

Además se aspira a una eficaz prestación de bienes y servicios. Existen bienes y servicios públicos cuya escala ideal de prestación es la regional como la generación y distribución eléctrica o el servicio de telecomunicaciones.

Otra ventaja sería la planeación, coordinación y asistencia al gobierno local. El nivel intermedio articula y genera beneficios entre los municipios, pues facilita la coordinación interadministrativa para la prestación de servicios o ejecución de proyectos de impacto regional y promover la unidad en la gestión de lo público.

Acerca de la evaluación, seguimiento y control, se considera que la cercanía del nivel intermedio a los apremios de la administración y necesidades locales hace posible un seguimiento más confiable de la calidad, oportunidad, pertinencia e impacto, de las intervenciones del Estado en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autonomía, insistente reclamo de gobernadores