Nota Política

¡VAMOS A RESCATAR NUESTRAS CURULES!

zuñiga

Durante muchos años estas han estado al servicio de personas que poco o nada les interesa la problemática que afecta a los afrocolombianos, y por eso las convirtieron en un negocio en el que se debe invertir porque genera grandes dividendos políticos y económicos.

En otras palabras, lo que en principio se entendió con el avenimiento de la constitución política de 1991, como un avance en la lucha contra las dinámicas de discriminación, invisibilización y la instauración de derechos políticos de las personas que tradicionalmente hemos sido excluidos del desarrollo nacional, terminó convirtiéndose en algo disfuncional que no garantiza una real representación y oportunidad para los afrocolombianos en el Congreso de la Republica. Con más de 15 millones de negros Colombia es el tercer país de América con el mayor número de población afrodescendiente, sin embargo esta comunidad, que se encuentra diseminada por todo el territorio nacional, afronta situaciones de extrema pobreza, presenta los mayores índices de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y por supuesto la falta de oportunidades. La posibilidad de tener presencia en instituciones del Estado como las altas cortes, el generalato en las fuerzas militares, ministerios, organismos nacionales y embajadas, se ha convertido en algo imposible para los afrodescendientes, porque su presencia se mide más por el color de la piel que por las capacidades de estas personas. Llegar al Congreso con una propuesta de y para los Afros se convierte entonces en una necesidad para nuestra población y sobretodo en un reto que pasa por el compromiso de construir una apuesta política diferente en la nuestra comunidad sí sienta partícipe e incluida. En este orden ideas, le presentamos a los Afrodescendientes y colombianos en general a COLOMBIA ENTRE TODOS, una propuesta política que se caracteriza por ser incluyente, participativa, democrática, innovadora y humanista, comprometida con la sociedad, al servicio del bien común y con una fuerte orientación ética en su gestión. Pensamos en una sociedad en la que el individuo sea el principal forjador de su propio destino y de la comunidad en la que vive; donde la familia, base de la sociedad, fortalezca su rol de contención y educación para niños, niñas y jóvenes. No podemos seguir eligiendo congresistas afrodescendientes en cuerpo ajeno, que obedezcan al libreto que les impone quien financia sus campañas, a que su labor legislativa y gestión institucional se limite a atender sus dictados, retrasando así las posibilidades de avance y desarrollo de nuestras comunidades. Apóyame este 11 de marzo marcando a la Cámara el logo de Calle Larga y el N°301, para que desde COLOMBIA ENTRE TODOS lograremos tener una verdadera representación democrática de nuestras comunidades Afrodescendientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡VAMOS A RESCATAR NUESTRAS CURULES!