Nota Política

EXEQUIAS EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO

exequias

Por Néstor Ponguta

Con la presencia del Papa Francisco quien presidió el acto de la última encomendación se realizo en horas de la tarde en Italia, en la basílica De San Pedro, las excequias del cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos. La celebración eucarística  fue encabezada por el Decano del Colegio  Cardenalicio el purpurado  italiano Angelo Sodano quien recordó en la homilía  que monseñor Castrillón Hoyos fue un gran hombre de iglesia, que dedicó su vida al servicio De Dios y que consciente en estos últimos años que las fuerzas se extinguían, serenamente espero el momento de su partida  a la diestra del Señor

Junto a Sodano estaban por lo menos otros  20 cardenales entre ellos algunos muy cercanos al prelado colombiano como el mexicano Jaime Lozano Barragán y el italiano Bruno Forte entre otros. Por Colombia estuvieron presentes los embajadores ante la Santa Sede Julio  Riaño y ante el gobieno de Italia Juan Mesa. En la zona del altar de la cátedra de la Basílica, diplomáticos y embajadores dieron el último adiós al Cardenal Darío del Niño Jesús Castrillón Hoyos quien durante su estadía en Roma fue Prefecto de la Congregacion del Clero  y Presidnte de la Pontificia Comisión Ecclesie Dei. El 19 de abril de 2005 fue nominado Joseph Ratzinger, Benedicto XVI como el papa 265 De la Iglesia católica. Además de haber sido su compañero en la Curia Romana eran amigos y vecinos ya que vivían en el mismo palacio y no fueron pocas las tertulias que incluyeron Torta de manzana, cerveza alemana y una que otra canción en piano que ambos interpretaban con maestría. Fue su cercano colaborado  hasta julio de 2008 cuando cumplió 80 años y por lo tanto debió pensionarme en uso de buen retiro.  Dentro de las múltiples responsabilidades que tuvo a los largo de sus más de 60 años de vida eclesiástica fue Presidente del CELAM,  obispo en Bucarmanga y Pereira pero además fue uno de los principales coordinadores  de las visitas a Colombia del Papa Pablo VI en agosto de 1968 y de Juan Pablo II en julio de 1986. El año pasado viajo con unos días de anticipación y estuvo presente en el recibimiento al Papá Francisco el 6 de septiembre en Bogotá y lo acompañó como co-celebrante en la misa campal en Medellín, su ciudad natal y donde por petición  propia trasladarán sus restos que serán sepultados allí en los próximos días. Además de hablar por lo menos 8 idiomas, fue un connotado pianista y hombre de tecnologia. Se dice que el primer computador que llegó al vaticano fue gracias a la gestión del Cardenal Castrillón quien creó la página Clerus.org y con esa herramienta podía estar en contacto con los más de 400 mil sacerdotes católicos de mundo de quienes fue su jefe, amigo y coordinador. Además del doctorado en Derecho canónico de la Universidad Gregoriana de Roma, pocos saben que era Doctor en Sociologia de la Universidad de Lovaina (Bélgica) y esto le permitía tener una mayor sensibilidad de la sociedad y sus comportamientos. Así mismo en su época como evangelizador y misionero aprendió varios dialectos indígenas y por eso fue más de uno el sorprendido al escucharlo que en una visita de unos indígenas colombianos de la comunidad Embera a Roma los saludo en su lengua y mantuvo con ellos una fluída conversación.  Así mismo conocía lenguas tan complicadas como el arameo y esto fue el aliciente cuando el actor Mel Gibson estaba haciendo la película “La Pasión de Cristo” por recomendación de un prelado  australiano, buscó al cardenal colombiano para que lo asesorara en algunos textos en los que originalmente fue escrita la biblia y en los que hizo la película y por esto la premier de este film rodado  en Matera y en los estudios de Cinecittà, fue en un teatro de la Ciudad el vaticano. Quienes lo conocieron de cerca lo califican como un artesano de La Paz. Participó en los primeros acercamientos con las Farc, el EPL, el ELN y el M-19 y aunque era un hombre conciliador nunca dejó de elevar la voz para denunciar abusos contra los derechos humanos  sin importar quien fuera el victimario. A nivel internacional fueron muy recordadas sus gestiones ante el Presidente de los EEUU Ronald Reagan en el establecimiento de las relaciones con el Vaticano a finales de la década de los 80, su labor diplomática ante Fidel Castro durante los preparativos  de la primera visita de un Pontífice a la isla y sus gestiones ante el Presidente George Bush (padre) para evitar la invasion a Nicaragua en tiempos de revolución sandinista. A pesar de sus casi 89 años estuvo activo física e intelectualmente hasta sus últimos días y era usual  verlo caminar en las cercanías de la Piazza Leonina en los linderos de la plaza De San Pedro donde dejó de existir el pasado viernes 18 de mayo precisamente el día que hace 98 años nació Karol Wojtyla,  Juan Pablo II quien el 15 de junio de 1996 lo trajo a Roma  y 22 años después descanso en paz para siempre en la ciudad eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EXEQUIAS EN LA BASÍLICA DE SAN PEDRO