Entrevistas

No se trata de obstaculizar acuerdo de La Habana: Valencia

valencia

El Centro Democrático acata el pronunciamiento de la Corte Constitucional, pero mantiene su tesis, dijo la senadora Paloma Valencia, quien ha sido la vocera para el tema de ley de procedimiento de la JEP.

EL NUEVO SIGLO: ¿Por qué el Congreso no puede seguir tramitando la ley procedimental de la JEP?

PALOMA VALENCIA: Nuestra interpretación de la Constitución indica que cuando se reglamentan derechos fundamentales como el caso del procedimiento para la JEP eso debería ser una ley estatutaria.

ENS: ¿El pronunciamiento de la Corte el jueves derrota los argumentos que venía exponiendo el Centro Democrático?

PV: Consideramos que esa ley debería reglamentar la estatutaria. Sin embargo la Corte Constitucional ha opinado distinto y creo que, bien en la línea que ha aceptado la Corte con los Acuerdos de La Habana, es posible profanar principios básicos del derecho como fue el fast track y como fue el desconocimiento del plebiscito, en lo cual hubo un silencio complaciente. Sin embargo acataremos la recomendación de la Corte.

ENS: ¿Qué responde a quienes dicen que ganada la Presidencia, el uribismo empezó a obstaculizar el acuerdo de paz?

PV: No se trata de obstaculizar el Acuerdo de La Habana, sino de hacer unas modificaciones que no solamente el presidente electo considera necesario, sino el pueblo colombiano. Parte de la razón por la cual fue elegido el presidente Duque es que la gente no comparte algunos de los aspectos de ese acuerdo, como lo expresaron en el plebiscito donde ganó en No, y sin embargo el Gobierno decidió desconocer ese resultado.

ENS: ¿Cómo explicarle al país que senadores que votaron a favor del acto legislativo de la JEP y su ley estatutaria ahora, convocados por el Centro Democrático estén en contra de la ley procedimental?

PV: La realidad política hoy es que el país nacional ha emitido el veredicto y ha dicho que quiere como presidente a Iván Duque y que fue derrotado Juan Manuel Santos con sus dos candidatos -y de qué manera fue derrotado su negociador de paz-. En el ideario colombiano hay cosas en ese acuerdo que son inaceptables y que por supuesto deben ser modificaos, generosamente el presidente Duque ha hablado de no hacer trizas los acuerdos de llegar a un consenso nacional en torno a ciertos temas, pero por supuesto el consenso empieza aceptando los temas que para muchos colombianos son necesaria modificaciones y que solamente nos vamos a sentir conformes con el Acuerdo en La Habana.
ENS: ¿Qué modificaciones hay que hacerle a la JEP?

PV: Diría que las cosas van en torno a tres ejes.

El primero dentro de la JEP debe haber una sala distinta, dedicada solo al tema militar, con unos magistrados elegidos de manera diferente para que le den garantías a las Fuerzas Armadas de Colombia y no esos elegidos por cinco personas, tres de ellos extranjeros, todos de origen de izquierda que le dan muchas garantías a las Farc pero le dan pocas garantías a los ciudadanos y a las Fuerzas Armadas.

La segunda reforma tiene que ser con que podamos garantizar el procedimiento para los terceros que voluntariamente se someten a la JEP y alegan ser inocentes. Tiene que haber una presunción de inocencia.

La tercera línea de reforma está relacionada con que criminales de lesa humanidad no puedan participar en política hasta tanto no hayan reparado a las víctimas y no hayan cumplido la sanción impuesta por la JEP.

ENS: Desde el Polo y algunos sectores de La U se sostiene que votar en contra de este proyecto es prerrequisito para ser parte de la nueva coalición en el gobierno de Duque…

PV: Para hacer parte del gobierno de Iván Duque no hay prerrequisitos. Este es un gobierno que va a gobernar para todos los colombianos, que construirá un futuro para todos, que va a respetar todas las diferencias ideológicas.

Nosotros venimos de un ejercicio de oposición que fue supremamente duro, que tuvo permanente maltrato del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, que tuvo permanentes ataques y descalificaciones, y lo que queremos es un ejercicio democrático donde la diferencia ideológica pueda brillar, pero que los debates se puedan hacer con altura y respeto a la diferencia.

ENS: ¿Tiene pensado el Centro Democrático presentar proyectos para reversar lo ya aprobado sobre la implementación del acuerdo de paz?

PV: Habrá muchos proyectos empezando por la reforma al Acto Legislativo 01, como algunos otros de los actos legislativos que fueron incorporados con fast track, porque nosotros consideramos que hay temas centrales que habrá que modificar.

El presidente Iván Duque ha sido muy claro en que no se harán trizas los acuerdos, pero tampoco terminará complaciendo a las Farc como se hizo en el gobierno de Santos.

ENS: ¿Deben posesionarse los congresistas de las Farc en próximo 20 de julio?

PV: Consideramos que si esos congresistas de las Farc están en curso de delitos de lesa humanidad deben pagar sus penas antes de entrar a la política y que el partido debería tener la potestad de remplazar esos nombres con otras personas que no estén en curso con ese tipo de delitos, pero no parece aceptable que en Colombia criminales de lesa humanidad puedan llegar al Congreso sin pagar penas.

ENS: ¿Que han pensado ustedes para las 16 curules para las víctimas?

PV: Las curules deben incorporarse para este mismo periodo y así lo haremos, aunque sea un periodo un poco más corto. Y que debe ser para las víctimas. Debe excluirse la posibilidad de que quienes hayan pertenecido a las Farc puedan participar. Y que sean para aquellas personas que están en el registro nacional de víctimas, o militares retirados que fueron víctimas.

ENS: ¿Qué le responde al presidente Santos cuando dice que no hay que hacer cálculos políticos con el proceso de paz?

PV: Que quien hizo cálculos políticos con el proceso de La Habana fue Juan Manuel Santos, que pretendió convertirse en un gran presidente a través de entregarle todo tipo de concesiones a las Farc, que le prometió a los colombianos que la última palabra la tendríamos los colombianos e irrespetó la palabra. Juan Manuel Santos se va con un pésimo legado, porque ya las cifras de Acnur muestran que hay 90.000 desplazados y ha regresado la extorsión el secuestro y que tenemos 210.000 hectáreas de coca. Nos deja un país quebrado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No se trata de obstaculizar acuerdo de La Habana: Valencia