Nota Política

El PUNTO NEGRO EN LA PARED

cesar
cesar

Por César Tulio Delgado Blandon

Las malas noticias son las que venden . Si no hay morbo, algún medio le busca a la noticia su acomodo. Cómo si no fuera suficiente los hechos de corrupción que a diario fastidian a ciudadanos .

En medio de todo es una gran noticia, que el exgobernador Del Valle Ubeimar Delgado , haya sido designado por presidencia de la República, embajador en Suecia.

Cómo puede ser posible que uno de los siete hijos de Elvia, una maestra de escuela y Mario un carpintero de un pueblo encumbrado en las montañas de Riofrío; estudiante en escuela pública , obtenga dignidad diplomática ?

Hay quienes creen poseer la verdad y piensan que los cargos diplomáticos y embajadas sólo, como en antaño, deben pertenecer a la élite cachaca  y centralista.
No puede ser posible que un humilde provinciano que se inició a temprana edad como miembro de una Junta de Acción Comunal en su barrio, haya podido escalar hasta ser  Representante a la Cámara, Senador de la República y gobernador Del Valle del Cauca con excelente calificación en el manejo de las finanzas públicas, y que ahora reciba dignidad de embajador.

Ubeimar encontró un departamento en bancarrota, recuperó y saneó las finanzas. Su lema “ manos limpias “ permitió pasar al Valle del puesto 19 y ubicarlo en el primer lugar , según la Dirección de Apoyo Fiscal y la Contaduría General de la Nación, devolviéndole así la categoría especial y , en consecuencia la dignidad vallecaucana.

Gobernar de esa manera, con eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos públicos ; para algunos, no fue buena noticia .Es mejor buscar la artimaña política,  o la zancadilla a un humilde parroquiano.

Ubeimar , sensible, es el autor de la ley 972 de 2005 que favorece a los enfermos del sida y otras enfermedades ruinosas y catastróficas, cuyos medicamentos y tratamientos no eran incluidos por las EPS. Gracias a esta ley , muchas vidas se salvan.

Qué iban a pensar Elvia y Mario que uno de sus hijos , tendría la altísima dignidad de representar la patria en el exterior, mucho menos Ubeimar, hijo de aquellos campesinos que con su inmensa capacidad de trabajo y apóstol en servir a los demás, lograría un sueño que cualquier ser humano por humilde que sea , haya tenido.
Para unos cuantos, en el país del sagrado corazón, es mejor resaltar el punto negro de la blanca pared.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El PUNTO NEGRO EN LA PARED