Nota Política

DIVIDE Y PERDERAS

marco
marco

Por

REDACCIÓN UNIÓN EUROPEA

MARCO TULIO LUNA

Europa ha tenido siempre una tradición variopinta en cuanto a Organismos de Cooperación, Integración y Desarrollo se trata. La experiencia histórica  del viejo continente ha pasado por las más cruentas luchas y a su vez por los idilios más peligrosos. Por lo mismo es sabido que en el desarrollo de las sociedades y la consolidación de los estados modernos occidentales, se ha viajado cruentamente por enfrentamientos de intereses que han llevado a lamentables episodios violentos.

Los acuerdos son difíciles de conseguir. La palabra y su desiderátum: la comunicación, son elementos fundamentales para ajustar las visiones diversas de los conglomerados de individuos representados por aquello que sus lideres proyectan y defienden. El devenir humano trata de no repetir las escaladas de confrontaciones que ahondan siempre las brechas entre los grupos humanos, esos que no comparten deseos, intereses y maneras de pensar. Parece que donde hay más de un ser humano ya hay potenciales desacuerdos.

 

Sin embargo es responsabilidad de todo individuo el procurar los acuerdos, los puntos de encuentro, el panorama de concordia y de entendimiento, ya que es precisamente de suyo que es el mejor camino para encontrar la seguridad y así el desarrollo de la vida en paz.

 

El conjunto de mecanismos internacionales de cooperación y ayuda, los organismos multilaterales, las entidades colectivas de orden internacional siempre son bienvenidos y aplaudidos en el mundo de las relaciones mundiales, tanto así que son el contexto del sueño de muchos de ver un mundo cohesionado y sin abismos políticos ni económicos. Por lo mismo la existencia de diferentes entidades o entes jurídicos y sociales que provean a crear un ambiente de confianza y ayuda mutua no es de menospreciar, por el contrario, desde la Unión Europea se ve con ilusión los procesos del continente en su parte Sur y Centro Americana, así como en otras partes del mundo que necesitan de la unión para poder salir de los entronques de falta de desarrollo y pobreza que les agobia.

 

La misma Unión Europea puede servir de modelo de lo que es posible lograr cuando las diferencias son plato y motivo de sentarse a conversar y diseñar posibles y deseables, aprendiendo a Ceder y a flexibilizar por encima de enfrentar y dividir. De todas las razones posibles hay que asumir la más elemental: Entre más organismos y canales de entendimiento que unan y no dividan será mejor; y no el contrario: la soledad –aparente independencia y autodeterminación en solitario- que trae la división, la cual puede conducir al llanto que trae los vientos violentos que no tienen vuelta a atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DIVIDE Y PERDERAS