Editorial

GOBERNÍCOLAS

marco
marco

Por Marco Tulio

Cuando se dirige una nave o se pilota una máquina cualquiera, cuando se conduce una barca hacia su destino, incluso sea una gran aventura sin un objetivo concreto, solo el placer del descubrimiento; cuando se guía la propia existencia, cuando se conduce la vida de otros, cuando se dirige una empresa o una comunidad; en fin, cuando se ejerce la acción de gubernare en latín, que deviene de la palabra griega kibernao que era conducir una nave, entonces, se está gobernando

En términos políticos se comprende como administrar o dirigir una comunidad socialmente organizada y políticamente condensada.

 

Los deseos más potentes de muchas personas radican en gobernar algo, en llegar a tener el control y la guía para poder conducir ese algo hacia otro algo que serían sus deseos; los cuales se definen muchas veces como un conjunto de algos indefinibles pero sensitivos, un poco arbitrarios ya que no se acaban de aclarar en la racionalidad, pero sí que son el motor a seguir alentando para lograr sentir. Lo cual significa entonces que ese otro algo de los deseos se acaba concretando en sensaciones de esos algos sobre el algo que se siente como algo (de nuevo) indefinible pero calificable -en lo que se puede verbalmente- como algo agradable, desagradable, placentero, desazonador, intenso, suave, violento, o simplemente una vez mas: indefinible e indescifrable.

 

En el caso de gobernar la propia vida ya existe un universo de dificultades y conflictos internos, dificultades propias que enfrenta el ser que quiera describir y controlar cómo puede gobernar su existencia para lograr sus objetivos deseados. El conflicto de la vida y su gobernación, un interesante tema sicológico y sociológico en interacción.

 

Imaginemos entonces el tener que desear gobernar ya no la propia vida, sino querer administrar la gobernación de otros muchos, de sus intereses, sus deseos y sus necesidades. Un poco temerario suena si se plantea así llana y simplemente; pero parece que es una necesidad, aparte de ser una pulsión de la naturaleza humana, el hecho de ser seres sociales (Zoon Politikón). Querer dirigir y ser dirigido, dos caras de una misma dirección, conducir y ser conducido, dos placeres en conjunción, gobernar y ser gobernado, dos miedos en contradicción.

Se han reunido nuestros gobernadores junto con el máximo exponente de ellos mismos, todos a la vez en una cumbre que, al decir de las estructuras políticas de la Unión Europea, suena a máxima cita de los individuos encargados de gestionar y dirigir los algos de muchos autoalgos en un solo algo que se trata de concretar en algo al final de las reuniones. La reuniones de dirigentes es de diario trasiego en la vida de la Unión Europea, es la necesaria creación constante de vías de dialogo y comunicación. Sin dichas constantes no sería posible lograr acuerdos y consensos, incluso, es tan importante el encontrarse hasta para disentir y discutir, pues es fundamental saber que piensan los otros sobre los algos propios y los de otros. El encuentro permanente es la fiesta de la política y su realidad, que consiste en desterrar la constante naturaleza humana de recurrir a la vía rápida para lograr imponer sus algos propios, es decir, tratar de conjurar el uso de la arbitrariedad, la fuerza, cualquiera que ella sea, y la violencia.

 

Pues así ha sucedido en la ciudad de San Agustín, sobre la cual algunos estuvimos sobrevolando en el placer de imaginar estar en sus antiguos testimonios dejados por otros seres que gobernaron y fueron gobernados seguramente, que dejaron sus sentimientos en improntas esculturales soñando sus propios sueños de vida.

 

Pues bien, en la necesaria y excelente jornada liderada por el señor gobernador del Huila (Carlos Julio González Villa) se discutieron temas de importancia y de envergadura, como es el asunto de la salud, un sueño que solo es alcanzable durmiendo para muchos que no acceden a su cobertura. Dicha reunión de gobernantes abordó algo que es necesario para la vida, por ello es importante la actividad desarrollada ya que en la dialógica dinámica de los seres humanos está el entendimiento, por pequeño que sea, pero que es el inicio de las grandes transformaciones. La Unión Europea no nació en un día, y no se creó solo por misivas o mensajes, sino que se incubó, nació y se mantiene gracias a su palpitar que irriga en su cuerpo entero la sangre de la palabra y la conciliación: Los encuentros.

 

Enhorabuena por tan maravillosa iniciativa y continuidad de encuentros, y esperamos se sigan realizando no solo a niveles de dirigentes de alto nivel administrativo, sino que se permee dicha fórmula a todos los estamentos sociales y administrativos para buscar consensos y propuestas de desarrollo de mejora de la vida, ya que si no me equivoco, solo tenemos una y vale la pena imponer el bienestar en ella.

 

 

 

 

REDACCIÓN UNIÓN EUROPEA

MARCO TULIO LUNA

PHD. Internacional

Centro Jurídico Internacional

ICICI:

INSTITUTO CENTRAL DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA INTERNACIONAL

 

Redacción Europa.

 

Marco Tulio Luna R.

Contacto:

researchandteaching@yahoo.com

 

teléfonos: 0034-626628818 (Spain)

00351-915847772 (Portugal)

0057-319- 763636373 (Colombia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GOBERNÍCOLAS