Noticia del día

MADRE ETERNA

madre
madre

“…Ese día Hera. Hestia, el pequeño Poseidón junto con su hermano Zeus y Demeter sin olvidar a Hades, entraban alegremente en las estancias de su progenitora Rea…la escena era la de las sonrisas en las estrellas del universo, que se reflejaban en la placidez que desbordaba una mueca de ternura del padre que observaba el momento en que sus hijos felicitaban a su esposa y madre, tal era la alegría del gran Cronos…” (Mokram)

 

Esta podría ser la estampa de los Dioses griegos antiguos ante la conmemoración de un día especial en la existencia de todo ser humano, que los Romanos también celebraban con el nombre de Hilaria durante tres días en el templo de Cibeles. Sin embargo la identificación con la fertilidad y la madre en todos los aspectos de la vitalidad y la mágica existencia ha existido siempre. La celebración del mundo de la Pachamama en las culturas Americanas del sur, en la mitología sumeria y su diosa Ishtar; Ninsuna en la casi más vieja Caldea, y la diosa Annan del mundo Celta. La Mari, diosa vasca de la fertilidad, o Coatlicue o Chimalma en el gran México pre-hispánico y, Kwan yin diosa de la fertilidad en China.

 

Sería inacabable enumerar las referencias espirituales a la fuerza de la vida y la existencia. Todos y cada uno de los seres tienen un origen, independientemente de que se sepa cual es o en qué circunstancias, todos buscamos el origen que marca el inicio de la existencia. En la vida individual, y sin entrar a dilucidar la calidad de dicho origen o la razón de ser de la existencia, la verdad es que hemos conocido un tipo de existir a la vida por medio del fértil y femenino genero. Madre, es aquel nombre con el que hemos identificado el núcleo en donde se condensaron las mágicas circunstancias para forjar la existencia más próxima. En un futuro posiblemente no daremos feliz día a una mujer madre, sino tal vez a un fluido, una máquina, a un hombre receptáculo, o a un ser diferente del género humano, o simplemente, como ya es posible, a una probeta.

 

Sin embargo por el momento disfrutemos del placer de tener un referente humano para agradecer, para mal o para bien, el hecho de haber sido “Dados a la luz terráquea” y haber sido “existidos” a la sociedad que nos ha tocado. La celebración del Día de la Madre en el occidente es influenciado por la religión, haciendo referencia a la madre en cabeza de la virgen maría y otras similares; pero como sabemos, en realidad es un homenaje a la existencia, a la naturaleza imparable, a la dinámica universal y a la vida en general. El existencialista momento de referir a los orígenes se ve edulcorada y asociada con el placer de estar vigentes en este momento y en este lugar (No importa exactamente en que parte del mundo, simplemente en el universo). La conciencia de la angustia por existir se deja de lado solo para pensar en la felicidad de ver feliz a quien llevó en su interior a otro ser.

 

Hoy en día la madre ya no es necesariamente una mujer que parió, sino que es un concepto que vuelve a los significados que las comunidades más antiguas poseían en sus celebraciones, un homenaje a la duda del existir, al miedo de la ignorancia, a la profunda reflexión por los sustratos de la vida y su consecuente razón de ser. Un reconocimiento de lo frágil que es la vida y la naturaleza. La vuelta a reconocer que la madre es todo ello que beneficia al ser humano, se condensa en la síntesis que la emoción permite: el respeto, el cariño y el amor. La madre y su día se celebra proyectada sobre cualquiera que se siente madre, sobre cualquiera que ama la madre del universo, cualquiera que protege y es protegido, cualquiera que ama y puede dejarse amar. Las madre y su día es el día de todos los seres que sienten la sensación maternal en cada rostro que ve y se relaciona con la suavidad y la consideración que haría cualquier madre racional o irracional en la generalidad de amar a sus críos.

 

¡Feliz día madres!, feliz día madres-padres, feliz día hijos sin sus madres, feliz día madres sin sus hijos, feliz día a todo aquel que se identifique con la maternidad no en un solo sujeto sino en una forma de existir, hacerlo maternalmente. Y claro, para aquellos que pueden referir este día a su propia madre, también y con especialidad. Lo mejor del día de la madre es que te siente vulnerable y agradecido, independientemente de las circunstancias de cada maternidad, habrá quien tiene todas sus razones para no amar a sus progenitores, pero, el día precisamente debiera ser una energía más profunda, la del amor como acción vital y no como una mera razón material, referencial ni mucho menos comercial, mejor sería volver a celebrar el día como gran festividad de días y semanas.

 

“El día de la madre nos hace muy fuertes, tiernos, tristes, dichosos y agradecidos al saber que somos madre de alguna manera…benevolencia y paciencia, respeto, consideración y amor son el camino de la conciencia. Madre tierra, madre naturaleza madre eterna y leal quiero ser tu aprendiz, tu hijo y tu reflejo en justicia sin dilema, perdona todo lo que hemos hecho de ti y ayúdanos a rescatar lo maternal que hay en mi”

MOKRAM.

 

REDACCIÓN UNIÓN EUROPEA

MARCO TULIO LUNA

Doctor en Derecho.

Doctor en Arte.

PHD. Internacional

Centro Jurídico Internacional

ICICI:

INSTITUTO CENTRAL DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA INTERNACIONAL

 

Redacción Europa.

 

Marco Tulio Luna R.

Contacto:

researchandteaching@yahoo.com

 

teléfonos: 0034-626628818 (Spain)

00351-915847772 (Portugal)

0057-319- 763636373 (Colombia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MADRE ETERNA