Nota Política

Reflexiones de Vida

angelino
angelino

Por  Angelino Garzón Embajador y exvicepresidente de Colombia

Con todo el cariño que sentimos por nuestra selección Colombia  por su fútbol  bonito, alegre, colectivo, diverso y por su capacidad de trabajo y compañerismo,  incluyendo a su técnico Carlos Queiroz, a veces se nos olvida un poco la historia, que aunque no lo queramos reconocer, ella es una sola y que no basta la pasión y  el entusiasmo  para lograr los triunfos.

Brasil, Argentina, Uruguay y Chile, entre otros nos llevan un recorrido de años en materia futbolística, los tres primeros han sido campeones mundiales y Chile ha sido tercero en un mundial y varias veces campeón de las Américas.
Lo importante es persistir en una política de estado para que  en todos los municipios de Colombia hayan escuelas infantiles y juveniles de fútbol y de otras disciplinas deportivas, tanto de hombres como de mujeres y para que las mismas,  estén relacionadas con la salud, la educación, con  un medio ambiente sano y sostenible, lo mismo que con la  convivencia pacífica en la diversidad.
Si en medio de las diferencias, aceptamos que Colombia, es un  país en progreso en materia futbolística como en el deporte, podemos en el futuro ser mejores y buenos referentes para otros pueblos del mundo.
Lo importante no es quedarnos en el remolino del dolor y la nostalgia por la derrota ayer ante Chile y menos cometer el error de  responsabilizar de la misma a Willian Tesillo, por haber errado un penaltie involuntariamente,  porque ese error lo han cometido también futbolistas más experimentados a nivel internacional.
Como en la vida nadie nace aprendido, es hora de unirnos en la diferencia, de darnos un abrazo fraternal de hermanos y de sentirnos orgullosos de nuestra bandera, de Colombia, de nuestros deportistas y de otras expresiones donde también hemos avanzado como son la cultura, la salud, la  educación, la ciencia, el emprendimiento empresarial, el turismo y la cero tolerancia con la corrupción y la violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reflexiones de Vida