Noticia del día

Acuerdo del Colón: habrá ajustes en implementación

La posibilidad de que el acuerdo de paz pueda ser reformado o ajustado en la etapa de implementación en el Congreso quedó abierta ayer en marco del debate en la plenaria del Senado sobre la refrendación congresional del pacto con la guerrilla. 

La proposición de refrendación del acuerdo tuvo una votación de 75 a favor de la llamada Unidad Nacional por la Paz, sin presencia del Centro Democrático, y hoy pasa a la Cámara para ser discutida.

Sin embargo y como estaba previsto en la plenaria del Senado fue un nuevo ring en el que volvieron a medir fuerzas los contradictorios y partidarios del llamado acuerdo de paz del Teatro Colón. Mientras que el jefe negociador Humberto de la Calle, el Alto Comisionado, y el  Ministro del Interior defendieron el acuerdo, indicando que se trataba de un nuevo texto distinto al que fue negado en las urnas, el Centro Democrático replicó reiteradamente que el nuevo acuerdo no había sido ajustado en los asuntos de fondo y por lo tanto someterlo a refrendación por la vía congresional no solo desconocía el dictamen popular del 2 de octubre, sino que llevaba a los parlamentarios al borde del prevaricato, ya que el Congreso no tiene facultades refrendatarias.

Sin embargo, constitucionalistas como Rodrigo Uprimny y voceros de los partidos de La U, Cambio Radical, el Polo Democrático, conservadores, Opción Ciudadana y liberales sostuvieron que el Congreso sí estaba habilitado para refrendar el acuerdo incluso acudiendo a la cláusula general de competencias.

No obstante esa no fue la noticia más importante a lo largo de las 15 horas que duró el debate, que por momentos se tornó muy tenso debido al tono de las afirmaciones y réplicas entre los de la coalición parlamentaria que respalda el acuerdo y el uribismo, que no solo intervino con el Senador y expresidente a la cabeza sino que también hablaron tres precandidatos presidenciales; Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo y el senador Iván Duque.

En realidad lo más importante de la larga jornada, es que quedó en evidencia que el acto de refrendación por la vía del Congreso, que como se dijo es considerada ilegal e inconstitucional por el uribismo y por muchos sectores del No que ganó el plebiscito, solo tiene alcances políticos y no efectos jurídicos.

Es decir que por más que la coalición de partidos que apoyan el acuerdo voten a favor de la proposición de respaldo a la política gubernamental y de la refrendación por vía legislativa del pacto con la guerrilla, dicha acción solo tiene un efecto político que no implica obligatoriedad de tramitar y aprobar leyes y reformas constitucionales para desarrollar el acuerdo del Teatro Colón. Esto marca una diferencia de fondo frente al primer acuerdo de paz que fue rechazado en las urnas, pues allí sí era obligatoria la implementación al pie de la letra del pacto de La Habana, en caso de que  la ciudadanía, como constituyente primario, se hubiera manifestado mayoritariamente a favor del acuerdo.

La posibilidad entonces de que algunos proyectos de ley y actos legislativos  que el Gobierno presente para desarrollar el acuerdo pueda ser reformado en el trámite parlamentario sin desconocer el espíritu de lo pactado, fue ratificada por un concepto de la Sala de Consulta del Consejo de Estado, que fue revelado por el propio ministro Juan Fernando Cristo en la plenaria del Senado.

El Gobierno le preguntó al alto tribunal si el Congreso podía refrendar el acuerdo del Teatro Colón y la respuesta, que no es obligatoria fue que sí, pero que dicho acto solo tenía efectos políticos, y no jurídicos, normativos, ni legislativos.

Oposición Fast Track

El otro elemento novedoso del debate es que varios partidos advirtieron que el llamado “acto legislativo de paz” no se podía activar, ya que el artículo 5º del mismo condiciona la vigencia de la reforma a que haya una refrendación popular positiva, es decir que figura como el fast track, que es un procedimiento  legislativo especial que permite reducir a la mitad el trámite de leyes y reformas derivadas del acuerdo de paz, no puede utilizarse ya que la refrendación en el Congreso, no es popular, ni directa.

Aunque el Gobierno busca que la Corte Constitucional que tramita varias demandas contra el acto legislativo, deje vivo el fast track y le quite el condicionamiento de la refrendación popular, varios partidos advirtieron que no están de acuerdo con esa alternativa y que el trámite para las leyes y reformas derivadas del acuerdo del Teatro  Colón debe hacerse  por la  vía ordinaria, es decir con los tiempos y aprobación de iniciativas normales.

Como se esperaba el debate sobre el acuerdo de paz, el tema central que ocupó la atención de la plenaria fue fast track.

Una de las intervenciones que fijó la atención de los legisladores fue la del senador Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical, “nuestro Partido acompañando esta expresión política que le proponen al Congreso de acompañar y de apoyar esta política pública, tiene que hacer la aclaración de que se trata de un apoyo político y que de aquí no se deriva por ningún motivo una activación del fast track o del acto legislativo para la paz”.

Agregó que “eso aún hoy en la normatividad vigente que tenemos, está supeditado a una refrendación popular, que no es la refrendación que se dará, haremos una refrendación congresional, que es una expresión política de los actores que estamos presentes de respaldo de una política pública”.

Manifestó que “el camino para activar ese acto legislativo tendría que ser directo por los ciudadanos, o eventualmente una determinación de la Corte, no puede ser que simplemente el Congreso cambie el marco constitucional colombiano”.

El senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo, propuso algunas modificaciones que las hará durante el debate, “nosotros nos oponemos a los TLC, lo sabe todo el mundo, aquí los TLC los han votado todas la fuerzas, nosotros no. Aquí todos votaron la ley de Zidres, sin embargo este acuerdo lo que está diciendo es que la reforma integral se adelantará en un contexto de globalización y de política de reinserción agraria”.

Manifestó que otro de los puntos que no les gustan es el mecanismo de asignación de curules  a las Farc, “nosotros no nos oponemos a las curules, pero le hemos planteado al propio presidente Santos y le dijimos que la manera como se estableció la asignación para las Farc contraría a las necesidades nuestras, esas curules están establecidas no para que sean curules de más, sino que sean curules que se sustraigan  en beneficio de las actuales”.

Por su lado Juan Diego Gómez, del Partido Conservador, manifestó que “se ha dejado en claro, sí o sí que el acuerdo de paz se reconoce el mandato del 10 de octubre, hay un nuevo acuerdo y que la refrendación se haga por Congreso, y la interpretación para nosotros es que su implementación se debe hacer por la vía del Congreso en trámite ordinario”.

La participación del Centro Democrático estuvo en cabeza de los senadores Iván Duque y Álvaro Uribe, quien no dudó en recordar los puntos que sugirió su partido político para que se llegara a un “Acuerdo Nacional”, entre esos el de la elegibilidad política y el pago de una pena alternativa, aspectos que según el parlamentario terminarían por blindar y dar la seguridad jurídica que los desmovilizados necesitan.

El expresidente Uribe manifestó que “el Centro Democrático no puede votar una proposición que el Gobierno anunció que tendrían el alcance jurídico de refrendación con el efecto de activar el fast track, por eso no la podemos votar, porque ya hemos dicho que aquí siempre se habló en el Ejecutivo, en el Congreso y en la Corte, de una refrendación de democracia directa”.

El senador y presidente de la Comisión de Paz, Roy Barreras,  dijo que el debate presidencial de 2018, no será sobre la paz, “porque esta nace hoy”. Su tiempo de intervención lo compartió con su copartidario de La U, Armando Benedetti, quien hizo un recuento de la manera en cómo se llegó a la firma de la paz y las discusiones que se presentaron en el panorama nacional por todo lo que se discutía en la mesa de negociaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acuerdo del Colón: habrá ajustes en implementación