Entrevistas

Al conservatismo no le interesa la veeduría: Noguera

NO HUBO GESTIÓN DEL CONSEJO DE CONTROL ÉTICO, DIJO FRANCISCO NOGUERA

¿Por qué renunció al cargo de veedor del Partido Conservador?

Porque en general al Partido no le interesa contar con una fuerte veeduría y más bien ve a la veeduría como un organismo accesorio y no le prestan el apoyo necesario. Durante todo este año solicité a la dirección nacional desde marzo que integrara el consejo de control ético que es el consejo del tribunal integrado por tres magistrados que deciden las acusaciones que la veeduría haga disciplinariamente en contra de algunos de sus militantes. Esa petición mía solamente se resolvió unos meses antes de finalizar el directorio anterior y cuando estábamos listos para notificar a los casi 200 investigados que yo tengo, la secretaria general del Partido decidió antes de la convención suspender esas diligencias. Ese es un ejemplo del poco interés que tiene el Partido de una veeduría fuerte.

 ¿Es decir, la veeduría es un adorno para la colectividad?

 Cuando yo llegué a la veeduría, la veeduría nunca había actuado jamás. Por primera vez en la historia del Partido se adelantaron diligentemente 200 investigaciones disciplinarias por doble militancia, por hechos cometidos violatorios en el derecho penal en algunos casos, como un concejal en la Guajira y otro aspirante a la gobernación del Putumayo y adelantamos diligentemente 200 investigaciones. Suspendimos a cerca de 12 personas que van desde exsenadores hasta militantes de la base, pero el Partido no le vio la importancia del fortalecimiento de tribunal, no teníamos cómo llevar más investigaciones, realmente al Partido no le interesa tener una veeduría fuerte y actuante.

 ¿En qué momento decide renunciar al cargo?

En segundo lugar la verdadera razón por la cual renuncio es porque veo que el Partido, en la última convención sin haber violado los estatutos, no hizo una convención de militantes, sino más bien fue una convención de beneficiarios del clientelismo actuante que hay en el país. Yo recorrí durante todo ese domingo los distintos rincones de la convención y lo que encontraba era gente que no estaba interesada en los planteamientos del Partido, sino que habían ido únicamente a votar por el candidato que su jefe les había impuesto. Es decir, el Partido se distancia del sentimiento popular de la gente conservadora y decide elegir un directorio nacional que sea afecto al Gobierno y subalterno de los parlamentarios, a mí en esa condición no me interesa seguir como miembro de la veeduría del Partido.

 ¿Qué va a pasar entonces con la veeduría del Partido?

Eso ya será una determinación que tomé la actual dirigencia. Me imagino que buscarán otro veedor, afortunadamente yo dejé conformado ya ese Consejo de Control Ético, allí están las acusaciones, están sustentadas de todas las actuaciones que hice, ya será el Partido el que decida con quién me remplazará.

¿Se va decepcionado de la colectividad?

Sí, es una colectividad sorda y muda, débil ante el Gobierno y sobre todo que se aparta del sentimiento popular conservador que está claramente expresado en el último plebiscito y aún en las elecciones presidenciales del 2014. Es un Partido en manos de unos dirigentes que solo les interesa apoyar al Gobierno para recibir algunas dádivas por parte del mismo. Es lamentable que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos se haya prestado para debilitar un Partido histórico y para convertirlo en un apéndice de los parlamentarios, porque evidentemente el Partido Conservador está detrás únicamente de los cupos indicativos que se dan desde el Ministerio de Hacienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al conservatismo no le interesa la veeduría: Noguera