Entrevistas

Celebremos la Navidad con los nuestros: monseñor Salamanca

Monseñor Pedro Salamanca hizo un llamado a las familias para que en esta Navidad solo se reúnan con quienes comparten el mismo techo, pero sin descuidar las medidas de bioseguridad.

EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo deben vivir la Navidad los colombianos en medio de la pandemia?

MONSEÑOR PEDRO SALAMANCA: En primer lugar, en un ambiente de familia. La pandemia nos ha permitido valorar el núcleo de personas que viven con nosotros bajo el mismo techo, la invitación es fundamentalmente a celebrar con estas personas. Ya reuniones un poco más grandes hay que estar muy atentos y muy cuidadosos de las medidas de bioseguridad; sabemos que desafortunadamente mucha gente se contagia en esos encuentros familiares, entonces casi que la recomendación es mantengámonos con las personas con quienes vivimos bajo el mismo techo.

Por otra parte, para quienes son creyentes, naturalmente la necesidad de vivir intensamente el tiempo de adviento, de preparación para la Navidad, alimentarse mucho de la palabra de Dios, de la oración. De todas maneras creo que es necesario celebrar. Es cierto que hemos tenido problemas, pero también han aparecido brotes de resurrección, de vida nueva para las personas, para la sociedad.



EL NUEVO SIGLO: ¿Cómo se puede salvaguardar la salud?

MPS: Yo quiero insistir mucho en mantenernos con el núcleo de personas con las que se comparte habitualmente. Si hay reuniones, que sean con ese pequeño núcleo; ya con los demás, a menos de que sea en un espacio muy abierto y muy seguro. Más bien valernos de las redes.

Ese ha sido un aprendizaje bonito, yo sé que hay muchas familias que se están reuniendo semanalmente por medio de una de las plataformas para encontrarse, por ejemplo la Novena que la hagamos así por plataformas y evitemos las aglomeraciones. Muchas veces nuestras casas no son muy amplias.

Encuentros físicos ojalá que sean los de la casa, los que viven con uno. Pero otro tipo de encuentros ojalá se hagan con las medidas de bioseguridad y valgámonos de la tecnología.

EL NUEVO SIGLO: ¿Qué se ha podido aprender de la pandemia?

MPS: En primer lugar hemos aprendido el valor de lo que realmente es importante. A veces vivimos muy distraídos, con cosas superficiales, vivimos como muy en carrera y no nos damos cuenta de lo que es importante. Mucha gente ha redescubierto la importancia de la familia, también la convivencia prolongada de ver fragilidad pero que se pueden sanar.

En segundo lugar, el valor de lo espiritual, de lo transcendente para los creyentes en Dios. Aprender a centrarnos más en Dios, en el misterio de su amor, que es finalmente lo único que llena. La pandemia nos ha develado su rostro para un país como el nuestro, y por lo tanto es un llamado a que seamos más solidarios. Esto ha mostrado que hay gente en condiciones de pobreza muy grandes.

Fuera de eso, va a quedar gente más empobrecida, heridas, golpeadas por dolencias físicas y espirituales. Pienso en los duelos de las personas que han perdido a sus seres queridos sin poder ni siquiera despedirse de ellos.

EL NUEVO SIGLO: ¿Y en lo que tiene que ver con la salud?

MPS: Se han hecho esfuerzos muy grandes, nadie puede decir que estaba preparado para esto. Ningún país estaba preparado, a todos les tocó aprender sobre la marcha; creo que Colombia hizo un juego de medidas de todo tipo que contribuyó a frenar el impulso de la pandemia. A pesar de todos los esfuerzos hubo personas contagiadas y muchos fallecidos. Estoy seguro de que si no hubiéramos tomado las medidas que tomamos, la crisis hubiera dejado consecuencias más graves y dolorosas. Se ha hecho un trabajo bien pensado, con bases científicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Celebremos la Navidad con los nuestros: monseñor Salamanca