Nota Política

CORREDOR HUMANITARIO ENTRE CÚCUTA E IPIALES NO DA ESPERA

Cada día que pasa vemos como la situación de nuestros hermanos venezolanos empeora, no solo en su País, sino también en aquellos a donde desean llegar huyendo del hambre, la inseguridad, las enfermedades y toda clase de plagas sociales que trae consigo el socialismo a donde se acentúa. Por otra parte, notamos un gran retroceso en algunos países de la región, en donde estos ciudadanos han sido expulsados, humillados y chiflados, olvidando estas naciones por completo los principios de solidaridad y colaboración humanitaria que se deben tener con las poblaciones más vulnerables.

De ese País rico, que compraba casi todo de primera calidad ya no queda nada. Los camaradas acabaron hasta con el nido de la perra y peor aun, lo siguen haciendo con el grito estático de las naciones que pueden intervenir y acabar con la peor crisis humanitaria que haya enfrentado sur américa en las últimas centurias. No se puede tolerar una masacre humana como la que cada día estamos observando y acudir vanamente y vociferar mediáticamente lo que ya sabemos, lo que vemos y tristemente lo que toleramos o peor a señalar salidas de índole democrático en donde reina una tiranía. A los tiranos y sus cómplices, hay que sacarlos con la fuerza, enjuiciarlos y condenarlos cuando se aprovechan y destruyen las libertades de un pueblo, amparados en una falsa democracia con la que pretenden resguardarse de sus crímenes.

Recuerdo, como hace 20 años se discutía en las aulas universitarias el futuro del vecino país y el giro que su sociedad había tomado; cansada ésta, de una clase política y de un sistema indolente que con sus actuaciones ocasionó y permitió que el engaño y la manipulación social, cimentada en el inconformismo muy bien aprovechado de unas sabandijas que se fueron catapultando hasta llegar al poder. Alguna vez, afirmé que el futuro de Venezuela no iba a ser mejor que el de Cuba. Y muchos, me gritaron y hasta insultaron afirmando que eso era un imposible y que no se podían hacer comparaciones de tal magnitud. (cómo me gustaría haber podido grabarlos para hoy, 20 años después restregarles sus neófitas visiones políticas y ojo, que no estamos lejos de algo similar. La receta es la misma que se aplicó hace dos décadas en Venezuela, y los protagonistas son de la misma ralea).

Pero no nos quedemos atrás, lo que ahora importa es ver como se puede ayudar a estos millones de hermanos, que necesitan de toda nuestra solidaridad y de nuestro aporte, no se nos olvide que cerca de cinco (5) millones de Colombianos, se fueron y encontraron un mejor futuro en Venezuela, cuando nuestra patria solo ofrecía hambre, bala, droga, desplazamiento y un futuro oscuro que tuvimos que padecer durante las décadas de los años 70, 80 y 90s en varias regiones de nuestra geografía.

Duele ver, como miles de personas, familias enteras con sus niños, personas mayores etc. Tienen que soportar extensas caminatas diarias en busca de un incierto futuro, el cual, está sometido a la suerte y caridad de muchos extraños. Por eso, le hago un llamado a los estamentos gubernamentales tanto Nacionales, Regionales y Locales, al igual que a las instituciones llamadas a socorres estas tragedias. Se debe crear lo más rápido posible un corredor humanitario entre Cúcuta e Ipiles y, que en cada entrada a los Departamentos y Municipios (ya identificados) las autoridades coadyuven con asistencia a estas personas. Agua, alimentación, salud, primeros auxilios, ropa, pañales, descanso, higiene etc. No podemos esperar más, los colombianos tenemos muchas necesidades, pero nuestro sentido de humanismo y solidaridad ha sido una constante en los momentos de tragedia y dolor. Ayer, nos tocó a nosotros, hoy, les toca a ellos, mañana…

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CORREDOR HUMANITARIO ENTRE CÚCUTA E IPIALES NO DA ESPERA