Aquí Entre Nos

Déficit hídrico amenaza a municipios de Caldas

bosque
bosque

Por Universidad Nacional

El Niño y la zona de confluencia intertropical (ZCIT), que también se manifiesta por las pocas precipitaciones, son dos de los fenómenos climáticos responsables de las escasez de lluvias durante los dos primeros meses del año en Caldas.

Según Alejandro Marulanda Aguirre, magíster en Ingeniería y Recursos Hidráulicos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, a la fecha el municipio La Merced se mantiene en situación de racionamiento fuerte (el servicio se presta entre las 5:45 y las 7:00 a. m.), y en Supía se maneja por sectores, con suspensión del suministro entre las 11:59 p. m. y las 3:00 a. m.

Por otra parte, persiste la alerta por racionamiento en los municipios de Filadelfia, Riosucio, Salamina, Victoria, Viterbo, Pensilvania y Villamaría.

Las temporadas invernales han generado impactos evidentes en el departamento, en contraste con las temporadas secas, que no han sido consideradas como una problemática de riesgo hidroclimatológico, precisamente por ser considerado un territorio con excedentes hídricos.

Sin embargo los efectos del fenómeno de El Niño, en su fase cálida, ha comprometido el abastecimiento de las poblaciones mencionadas, debido a la reducción de los caudales, lo cual genera impactos económicos, ambientales y sociales.

La Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas) identificó los acueductos que presentan desabastecimiento, entre los que se encuentra el del municipio de La Merced, que tiene problemas de fondo en todos los componentes del sistema de abastecimiento.

Salamina también registra dificultades en sus fuentes de agua, producto de la disminución de la oferta hídrica, mientras que en Supía, donde se presentan conflictos por uso del patrimonio hídrico y del suelo por el desarrollo de actividades agropecuarias intensas, se han presentado incendios forestales, lo cual se suma a los fenómenos macroclimáticos actuales, entre otras acciones que configuran la disminución en la oferta hídrica del municipio.

Acueductos más afectados

Con base en la información de Corpocaldas, el investigador Marulanda estimó la amenaza por déficit hídrico para cada acueducto teniendo en cuenta el análisis de la oferta frente a la demanda, la descripción del comportamiento de la curva de recesión, el análisis probabilístico de caudales mínimos y la caracterización de la sequía meteorológica.

Para ello consultó entidades que realizan monitoreo hidroclimatológico en la zona y analizó los resultados de los últimos 30 años, los cuales mostraron que el fenómeno de El Niño en Caldas sigue afectando las fuentes hídricas abastecedoras de acueductos municipales y veredales.

El último monitoreo realizado por Corporcaldas a las ocho empresas prestadoras del servicio de acueducto en el departamento señala que los efectos de El Niño continúan, pese a que se presentan condiciones climáticas ligeramente favorables.

Proyección de desabastecimiento

Los resultados indican que mientras en Salamina las fuentes sean Chagualito y Boquerón, se tendrá desabastecimiento durante el 83,09 % del tiempo, en épocas de estiaje o nivel más bajo –asociado con el conflicto con el caudal ambiental–, en tanto que en La Merced este se seguirá presentando durante el 48,41 % del tiempo y para Norcasia persistirá en un 56,04 % del tiempo.

Esta vulnerabilidad por desabastecimiento hídrico depende no solo de la suficiencia en términos de oferta hídrica, sino en la reducción de la demanda, optimizando consumos, reduciendo pérdidas y adoptando las medidas establecidas en la Ley 373 de 1997.

Según el investigador, las dificultades técnicas en Salamina se pueden solventar con intervenciones eficientes en la infraestructura ambiental o en áreas abastecedoras que permitan mejorar la suficiencia hídrica y reducir la amenaza por déficit, mientras que en los municipios de La Merced y Norcasia estas deben ser más estructurales.

Esta investigación reafirma que la articulación entre las autoridades ambientales, los entes territoriales, las entidades prestadoras del servicio de acueducto y la academia sigue siendo fundamental, si se quiere contar con un horizonte claro acorde con las funciones misionales de cada entidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Déficit hídrico amenaza a municipios de Caldas