Nota Política

Estragos del Iota, base para prever riesgos ante nuevos huracanes

Por la Agencia de noticias de la Universidad Nacional

Armados de instrumentos topográficos, sensores oceanográficos, estaciones meteorológicas y drones, un equipo de profesionales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sedes Medellín y Caribe, junto con la Corporación Centro de Excelencia en Ciencias Marinas (CEMarin), evalúan los estragos del huracán Iota en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, para establecer qué pasaría si otro de estos fenómenos llega a las islas.
El profesor Andrés Fernando Osorio Arias, de la Facultad de Minas de la UNAL Sede Medellín y director del CEMarin, explicó que la investigación, que se hace en convenio con la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Coralina), autoridad ambiental en la zona, busca determinar cuál es el riesgo que corren los habitantes de la Isla frente a la próxima temporada de huracanes.El estudio irá hasta agosto próximo y se complementará con otras mediciones de riesgo de deslizamientos en masa y erosión costera, para determinar cuáles son las acciones que se deben poner en marcha para mitigar futuros riesgos.El equipo de trabajo liderado por el profesor Osorio incluye ingenieros oceanográficos y costeros, civiles y ambientales, todos con especialización en temas climáticos, además de geólogos, antropólogos y expertos en temas sociales que también están midiendo la percepción de los habitantes de ese territorio.Una parte del equipo –en la que también hay personas de la región– está en San Andrés recopilando los datos en campo, mientras que los demás, desde las Dedes Medellín y Caribe de la UNAL, avanzan en la modelación matemática.“Estamos analizando las huellas que los huracanes Eta e Iota dejaron en el territorio, las marcas de inundación y erosión, y con modelos matemáticos tratamos de reproducir lo que pasó para predecir escenarios futuros y determinar cómo se puede hacer frente a las amenazas, protegiendo los ecosistemas”, detalló el profesor Osorio.Efectos de los coletazos en tierra firmeAunque históricamente Colombia no ha sido un país azotado por los huracanes, los estudios del CEMarin y otros científicos en todo el mundo confirman la tendencia a que en el Caribe haya huracanes más intensos y frecuentes, que podrían llegar al Archipiélago de San Andrés.Los coletazos de esos huracanes también se podrían sentir en tierra firme, en zonas costeras como Cartagena, La Guajira y Urabá, con fenómenos que conocemos como mar de leva, en los que se presentan oleajes intensos que pueden generar inundaciones y erosiones.“Por eso el país debe empezar a preocuparse y prepararse para afrontar estos fenómenos que hasta ahora parecían ocurrir solo en islas lejanas y algunas costas de Estados Unidos”, explica el docente.Señaló además que “por impacto y variabilidad climática estamos cada vez más sometidos a eventos extremos y por eso la gestión del riesgo marino costero debe involucrarlos, sí o sí. Tenemos que ser más juiciosos como país en el ordenamiento territorial y no podemos estar dando concesiones para construir cosas en el mar sin tener en cuenta estas amenazas”.“El reto final es que Coralina pueda entregar información fiable que se incorpore en el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de San Andrés, que deberá tener definidas las zonas de riesgo, las de protección y las estrategias de intervención del territorio. Hoy las islas se han urbanizado y desarrollado sin tener en cuenta esos elementos”, agregó el profesor Osorio.Con esta acción, la UNAL sigue liderando la innovación en temas marinos, como sucedió hace 50 años cuando fue pionera en investigaciones de biología marina. Por eso desde el CEMarin se trabaja en tres áreas que incluyen los cambios ambientales y climáticos en los ecosistemas, el aprovechamiento sustentable de recursos (pesca, energía, ecoturismo, playa y bioproductos) y la relación de los océanos con las poblaciones.“Estamos en la década de los océanos y de acá a 2030 tenemos que haber impactado positivamente esos ecosistemas en problemas tan grandes como la contaminación, presencia de plásticos y gestión del riesgo”, concluyó el investigador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estragos del Iota, base para prever riesgos ante nuevos huracanes

Por la Agencia de noticias de la Universidad NacionalArmados de instrumentos topográficos, sensores oceanográficos, estaciones meteorológicas y drones, un equipo de profesionales de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sedes Medellín y Caribe, junto con la Corporación Centro de Excelencia en Ciencias Marinas (CEMarin), evalúan los estragos del huracán Iota en San Andrés, Providencia