Noticia del día

Expresidente Pastrana anuncia «No» al plebiscito

Por considerar que el acuerdo final firmado en La Habana es un «golpe de Estado», que entrega el país a las Farc, el expresidente Andrés Pastrana anunció en una carta dirigida a la directiva del partido conservador, que su decisión es decir «No» al plebiscito convocado para el 2 de octubre.

En la misiva de dos páginas, el exmandatario reiteró su andanada de críticas al acuerdo firmado hace una semana en La Habana.

Para hoy estaba programada una reunión de Pastrana con el Directorio Nacional Conservador que se canceló tras conocerse la posición del exmandatario frente al plebiscito, contraria a la que oficializará mañana la directiva de la colectividad, que será a favor del Si.

Este el texto completo de la carta:

»

Señores

Directorio Nacional

Partido Conservador

 

Estimados directores y directoras:

El Partido Conservador de las causas sociales está dividido entre su bancada parlamentaria y la militancia que no entiende ni comparte la política de corrupción presupuestal y entrega de las instituciones. El plebiscito recortado que pretende consolidar el golpe de Estado fraguado en La Habana ha dividido tanto al partido como al país. La sublevación del narcotráfico, la suplantación de la justicia, el entierro de la Constitución, el fin del imperio de la ley y la investidura de poderes dictatoriales al Ejecutivo, se han dado con la complicidad remunerada de sus congresistas conservadores.

Cuando comparo las 297 farragosas páginas del acuerdo de La Habana con la 130 palabras del humanista Manifiesto Conservador de 1849 –el primer documento enfrentado en el mundo al materialista Manifiesto Comunista de 1848- encuentro al cabo de 167 años principios democráticos de plena vigencia: “el orden constitucional contra la dictadura; la legalidad contra las vías de hecho…”. Esos principios fundacionales que hoy se venden al mejor postor en la subasta del Presupuesto Nacional, en nombre del acuerdo con las Farc.

A lo largo de los últimos años he manifestado al margen de los congresistas del Partido mis puntos de vista sobre la entrega del Gobierno, sin una sola contraprestación, a las exigencias de las Farc. He expresado los principios de un partido de aliento social, adalid de la  paz, defensor de los derechos humanos y precursor de nuevos rumbos como la ecología y la informática. He defendido el Plan Colombia que sacó al país del abismo con la modernización de las Fuerzas Armadas y Policía y doblegó a las Farc. He defendido la estrategia que diezmó  el negocio de la droga, resucitado por el Gobierno con la complacencia de los parlamentarios conservadores al darle muerte en La Habana al Plan Colombia.

La bancada conservadora , plegada a la chequera del Gobierno, no es el Partido Conservador. No representa al conservador raso ni me representa. Es cómplice de la entrega del país, de sus instituciones, de su territorio, por encima de la admonición papal sobre la paz “en el respeto de la institucionalidad y del derecho nacional e internacional”. Y en esa condición votará el plebiscito con las Farc y con el Ejecutivo, incontrolado y descontrolado que emula a nuestros vecinos marchando sobre las cenizas del imperio y de la Constitución.

El presidente Santos alega que los jefes de las Farc son gente de buena fe;  que los magistrados del tribunal de las Farc serán imparciales; que las normas vagas y nebulosas serán justamente interpretadas por los jueces de las Farc; que no habrá impunidad para los crímenes atroces de las Farc; que los campesinos de los territorios que se entregan a las Farc quedan e n buenas manos; que las Farc dejan el negocio del narcotráfico; que las Farc no tienen ni un centavo; que empresarios y agricultores no tienen nada que temer ante los jueces de las Farc. Una mentira tras otra para dísfrazar la entrega del país.

El golpe de Estado está consumado.  Sin embargo, queda una rendija democrática en el plebiscito de los dados cargados,  recortado al 13%, adobado con más de $2.3 billones en  propaganda y prebendas, aniquilado informativamente por la obsecuencia de los medios. Aun así, con tantas gabelas, los autores del engendro no resisten un debate televisado de cara al pueblo.

Queda entonces decirle dignamente “No” a la entrega del país a las Farc  y a su acuerdo porque sin instituciones democráticas no hay paz posible. No a la reforma constitucional de las Farc desde La Habana. No  a la ley habilitante y sus poderes dictatoriales. No al fin de la separación de poderes. No al narcotráfico de las Farc. No a la entrega del territorio colombiano a las Farc. ¿Doscientos años de vida republicana para que un comunista español suplante en 72 horas el corazón de nuestras instituciones en nombre de las Farc? ¡No!.

 

Cordialmente,

ANDRES PASTRANA

Expresidente de la República»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Expresidente Pastrana anuncia "No" al plebiscito