Entrevistas

“Hay escuelas públicas construidas en terrenos que ni siquiera son del Estado”

Por El Nuevo Siglo

EL NUEVO SIGLO: Usted cuenta con una amplia experiencia en temas educativos…

JOHN HAROLD SUÁREZ: En primer lugar ha de tenerse en cuenta la educación como un proceso holístico, en el que no interviene solo el sistema educativo tradicional, sino como un proceso de formación humano en el que interviene la familia, la sociedad y el Estado como corresponsables de que nuestros niños y jóvenes se formen, sin dejar de lado el desarrollo cognitivo en valores y que crean en el Estado, que crean en las instituciones, que vean el camino de la delincuencia, de los vicios como el camino que no es.

 

Hace 20 años, cuando fui director del Imder (Instituto Municipal del Deporte y la Recreación) Buga, creamos el primer colegio municipal del deporte en Colombia, que a su vez se convirtió en el primer modelo oficial en la implementación de un modelo de jornada única escolar. Allí los niños y jóvenes deportistas contaban con sus clases regulares, alimentación completa, y la posibilidad de realizar su entrenamiento en un solo lugar.

Años después, como Alcalde de Buga, en 2004, fuimos pioneros en la oferta de educación gratuita universal en básica primaria y bachillerato, con entrega de útiles escolares y desayunos.

En la segunda oportunidad de gobernar mi ciudad, reelecto por voto popular en 2012, fuimos más allá con el modelo de ciudadelas educativas, donde pasamos a una jornada única completa, integrando deporte, cultura y emprendimiento. Dicho modelo se adelantó al propuesto por el Gobierno nacional y fue tomado como referencia para lo que hoy se adelanta.

ENS: ¿Qué proyectos ha impulsado sobre el tema educativo?

JHS: Ahora desde el Congreso de la República queremos aportar toda esta experiencia aprendida a nivel regional al plano nacional. Sabemos que el reto no es fácil, pero estamos convencidos que vamos por el buen camino para mejorar la educación en nuestro país.

Es así como se ha presentado la iniciativa para el fomento del sano aprovechamiento del tiempo libre, como instrumento para la prevención de la drogadicción. Hemos apoyado como bancada proyectos como incluir la cátedra de urbanidad y civismo como área fundamental en el sistema educativo. Apoyamos propuestas del gobierno Duque contenidas en el Plan de Desarrollo, como duplicar la cobertura del número de estudiantes en jornada única de 900.000 a un 1.800.000, a la construcción de mil jardines infantiles públicos en los que la primera infancia pueda tener una formación adecuada.

ENS: ¿Cómo se puede aprovechar más la infraestructura educativa en Colombia?

JHR: Lo primero que se debe hacer es generar un verdadero diagnóstico del estado actual de cada una de las sedes, pues es una realidad que en nuestro país muchas de las instituciones están construidas en terrenos que ni siquiera pertenecen al Estado.

Tras ello es fundamental que se construyan comedores, escenarios deportivos, para la cultura y la formación técnica, y en artes y oficios, pues uno de los principales problemas en la educación actualmente es la deserción; y la deserción solo se puede combatir a través de generar una lúdica atrayente para los jóvenes y que les genere expectativas en un futuro profesional y laboral, sobre todo en los últimos grados escolares, que es donde son atractivos para las bandas criminales. Si las instituciones tienen integradas todas estas actividades, los jóvenes no tienen que volver a sus casas para comer o practicar deporte y artes, y su mente estará enfocada en una formación integral, y no en el ocio y riesgos que les ofrecen las calles.

ENS: ¿En este Gobierno cuáles han sido los logros en este sentido?

JHS: Los colombianos debemos conocer la herencia que ha recibido el presidente Iván Duque en materia de infraestructura educativa. El anterior gobierno prometió que dejaría 30.000 nuevas aulas y todo quedó en promesas, puesto que 12.000 quedaron sin terminar y 8.000 tienen problemas de ejecución.

Esto generó una crisis educativa. Las instituciones educativas fueron trasladas temporalmente a otros recintos generando un gasto de arrendamiento y mayor desplazamiento para los estudiantes. Las escuelas fueron desmanteladas y sin ningún dolor los contratistas las dejaron abandonadas.

A partir de la posesión del presidente Duque se ha tomado el liderazgo para sanar esta crisis en la infraestructura educativa. A través del FFIE (Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa) hemos sido testigos del empeño y esfuerzo. Es así como se han logrado terminar 1859 aulas, de las cuales 222 ya fueron entregadas.

Sabemos que la tarea para el Presidente no es fácil, por ello desde el Legislativo apoyaremos todas las iniciativas del Gobierno para mitigar el daño y entregar todas las aulas.

Estoy comprometido con la educación. Me duele ver a todos los estudiantes que no tienen la infraestructura idónea para recibir educación de calidad. Lucharé incansablemente para que esto no suceda más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Hay escuelas públicas construidas en terrenos que ni siquiera son del Estado”