Columnistas

La corrupción en los contratos de alimentación escolar en La Guajira

Senador Orlando Castañeda

Mientras el país se debate en discusiones sobre la crisis económica y su incidencia en los recursos para el Postconflicto. El país se hunde en una crisis más severa aún, la desnutrición de los niños y niñas que siguen enfermando de hambre.

Este fin de semana 3 niños de las comunidades de Manaure y Uribía fallecieron por hambre, y el Gobierno sigue omitiendo que el incremento del índice inflacionario se está viendo reflejado en el crecimiento de los precios de los alimentos. Esta situación sumada a la corrupción, está robándole, para casos como el de la Guajira, los recursos destinados a la alimentación de los niños y niñas más pobres del país.

El más reciente Informe de la Contraloría General, acerca de la auditoría realizada al Programa de Alimentación Escolar (PAE) y a los Paquetes Nutricionales financiados con recursos del Sistema General de Regalías en la Guajira, confirma lo que ya se ha dicho en varias instancias, que hay corrupción por parte de entidades públicas y privadas, que desvían los dineros destinados a la alimentación de los niños y niñas del Departamento.

¡No tiene nombre lo que hacen estos “ladrones de cuello blanco” en un departamento azotado por la desnutrición y el hambre! dónde día a día, mueren niños, mientras unos pocos se enriquecen con los dineros de su alimentación.

Además, la auditoria de la Contraloría, que evalúo la gestión de los recursos de regalías usados en el PAE en 15 municipios de la Guajira, para el 2014 y 2015, refleja una pérdida de casi $ 17.000 millones de pesos en los dineros usados en los paquetes nutricionales de madres lactantes y niños de 0 a 5 años de edad.

Este departamento recibe millonarios giros por concepto de regalías cada año, sin embargo, es uno de los departamentos que más población pobre tiene, de los que más paga valores por ración a los contratistas, y que a su vez da a los niños alimentos que no cumplen con el gramaje ni las especificaciones de los contratos, tal como sucede principalmente en Manaure, Uribía y Maicao.

El documento además expone que, “los contratistas de la Gobernación de La Guajira para 2014 y 2015 son las mismas fundaciones sin ánimo de lucro” que han sido ampliamente cuestionadas por su mala gestión. Lo que evidencia la monopolización de las contrataciones por algunos consorcios, sin ninguna medida real por parte del Gobierno.

La Contraloría concluyó adicionalmente que, “se siguen evidenciando falencias en la ejecución del PAE, aún con otras fuentes de recursos que generan contrataciones de sumas elevadas de inversión de recursos públicos”, que se están perdiendo.

También que hay retrasos en la ejecución de los programas, “y evidentes deficiencias en las labores de vigilancia y seguimiento a la ejecución de los contratos, con fallas en la supervisión e interventoría contratada”.

Finalmente, el Informe establece que los paquetes nutricionales entregados del PAE, evidenciaron utilización de productos de origen venezolano, sin registro sanitario del INVIMA, ni los permisos de importación. Además, se evidencian deficiencias en la focalización e identificación de las personas beneficiarias, con falta de control y supervisión por parte del Estado, entre otros.

Yo me pregunto, ¿cuál es la gestión efectiva que está haciendo el Gobierno, para acabar con el flagelo de la corrupción en el PAE? A fin de que no hallan más muertes de niños por desnutrición. ¿Dónde están los castigos ejemplares a aquellos que sin escrúpulos roban los dineros de la alimentación de los niños en Guajira y otras zonas del país como el Chocó?

En el transcurso del 2016, ya van 41 muertes de niños en la Guajira, y nada pasa. Esto no es menos que una vergüenza nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La corrupción en los contratos de alimentación escolar en La Guajira