Noticia del día

LA PARTIDA DE UNA FUENTE

ardila
ardila

Por Hermogenes Ardila

Los periodistas tenemos fuentes. Ellas nos nutren de información y a partir de allí armamos historias que recreamos con datos, contextos, anécdotas, visiones complentarias o distintas y al final las entregamos a destinos impredecibles: lectores, oyentes, televidentes.

Una de mis fuentes fue Guillermo Perry Rubio. Las noticias señalan que acaba de morir. No sé cuántas noticias le atribuí en diferentes escenarios en el que coincidimos -él como fuente directa y yo como reportero raso-. Recuerdo que como ministro de Hacienda, Perry me concedió una entrevista en el aeropuerto Eldorado, cuando Samper tambaleaba en la presidencia de la República. Iba para la asamblea del BM y tenía la misión de evitar la reducción de la calificación ante las agencias de riesgo.
“Usted desde afuera cómo ve la situación”, me preguntó, y yo tuve la tentación de evadir la respuesta.
Otro día hablamos sobre el sector eléctrico, cuando las pérdidas de energía sumaban el 23%, la mayor parte atribuida al fraude de los usuarios. Sostenía que subsidiar los estratos altos era un privilegio que restaba posibilidades de bienestar a las clases populares.
Coincidimos mucho en la Asamblea Nacional Constituyente. Yo cubría la Comisión Quinta, encargada de asuntos económicos,sociales y ecológicos, y en Perry tuve un asesor permanente para entender la dinámica de las sesiones y la complejidad de los cambios al ordenamiento constitucional, que se desarrollaban bajo las tenebrosas amenazas del narcotráfico.
-Creo que ustedes no se han dado cuenta de un cambio trascendental-, me dijo. Se trataba del fondo de las acciones populares, la tutela, las consultas populares y las rendiciones de cuentas.
Ese mismo día nos sentamos en una incómoda sala en el Centro de Convenciones (sede de la Asamblea) y me explicó los detalles. Con esa información armé una página entera en El Tiempo, que mereció el reconocimiento -una palmadita en el hombro de Don Enrique y Hernando Santos Castillo-, los dueños del periódico.
Ya no tendré esa fuente. Como no he leído su libró que lanzó al mercado recientemente “Decidí contarlo”, procederé a hacerlo. Quizás encuentre detalles que no me alcanzó a relatar de aquellos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA PARTIDA DE UNA FUENTE