Entrevistas

“La seguridad alimentaria era una prioridad”

El viceministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, habla de las acciones que desplegó el Gobierno Nacional para no dejar “morir” el campo en la pandemia. Destaca al Huila en materia de recolección cafetera.

¿Cuál es el gran reto para el 2021 en materia agrícola?

Seguir construyendo la narrativa de un desarrollo rural integral, pero entender que el campo colombiano es un motor de reactivación.

¿De qué manera el Gobierno Nacional ha ayudado a los campesinos en esta pandemia?

Lo primero que hay que decir es que en el transcurso del año todo lo que tiene que ver con la cosecha cafetera en el Huila fue ejemplo. Eso sirvió de referente para el resto de los departamentos, especialmente para Antioquia y para el eje cafetero. Pero a renglón seguido en las visitas que hicimos al departamento bajo el liderazgo del ministro de Agricultura Rodolfo Zea pudimos identificar, que no solamente tiene fortaleza en el tema del café, sino también en el tema del aguacate, pero por supuesto también en el tema piscícola. El departamento del Huila tiene grandes potencialidades para ser una gran dispensa agropecuaria, no solamente de Colombia, sino también de América Latina.

¿Cuáles fueron las mayores dificultades que trajo la pandemia?

Se presentaron temas de comercialización, pero para eso está la Agricultura por Contrato y lanzamos El Campo a Un Click, que es una estrategia no solamente del Ministerio, sino del Gobierno. Tuvimos la dificultad en la caída de algunos productos de la demanda y por supuesto en algunos temas de la comercialización, pero no es un tema generalizado en el departamento del Huila. Pero el campo huilense le cumplió al país y no solamente los médicos que son unos héroes, sino también los campesinos huilenses.

¿Cómo se les apoyó económicamente hablando?

El Banco Agrario fue una gran herramienta para garantizar todo el tema de financiación, el tema de crédito, el tema del seguro agropecuario, en el tema de reactivación por supuesto todo lo que fue el incentivo al transporte jugó un papel importante. También durante todo el año, especialmente, en este segundo semestre, se formuló un proyecto, donde a cada departamento se le asignaba un cupo de mil millones de pesos para que con herramientas y maquinaria en este caso el departamento del Huila se pudiera garantizar que el campo siguiera a toda máquina.

¿Cómo se contrarrestaron los contagios de coronavirus en las plazas de mercado del país?

Lo primero fue una gran campaña de concientizar a la ciudadanía, se expidieron lo que fueron los protocolos de bioseguridad que nos permitió tener el control en todo el tema epidemiológico y, por eso, es un ejemplo lo que ha ocurrido en ruralidad. En el tema de las centrales de abasto no había que estigmatizarlas, teníamos claro que garantizar la seguridad alimentaria era una prioridad y una necesidad.

¿Cuál fue el comportamiento de los precios?

Los precios estuvieron con subas y bajas, oferta y demanda, donde para eso es que lanzamos el programa de “Consuma lo nuestro en favor de Colombia”, donde lo que decimos es que apoyemos al campesino colombiano, démosle el valor agregado a nuestros productos, y en todo caso disminuyendo la intermediación.

¿Y cómo se controló la especulación?

En términos generales, no hubo mayores dificultades en este tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“La seguridad alimentaria era una prioridad”