Entrevistas

Magistrado insiste en su inocencia

El magistrado de la Corte Constitucional, Jorge Pretelt, insiste en su inocencia y dice que todo ha sido un montaje para sacarlo de la Corte.

 

agregó que en el expediente se deja en claro se encuentra demostrado que no solicité ni recibí dinero de Fidupetrol, que siempre voté en contra de los intereses de esa empresa, que no me reuní en mi casa con Víctor Pacheco el 18 de octubre de 2013. Recalcó que insistirá que lo escuchen en la plenaria de este martes.

¿El trámite de la resolución de las recusaciones cree que fue mal tramitada?

 

Todo el país fue testigo que el trámite que se le dio a las recusaciones fue caótico y vulneró el debido proceso, de lo cual dejaron constancia Senadores de todos los partidos como Viviane Morales, Luis Fernando Duque, José Obdulio Gaviria, Juan Carlos Restrepo, Paloma Valencia y Ever Bustamante: los Congresistas no sabían ni lo que estaban votando porque no se leyeron las recusaciones; se realizó la votación con un evidente error en el sistema de conteo; se dijo que los Senadores no tenían que actuar imparcialmente; se negaron recusaciones evidentes como las de Claudia López, quien ha dicho que actúo como un delincuente, que éste es un claro caso de corrupción y que va a haber impunidad, e Iván Cepeda, que dijo que soy un «ENGENDRO DE ÁLVARO URIBE” y que “la situación de Pretelt es parte de ese legado de corrupción y degradación de las instituciones que dejó el Uribismo a Colombia”. Cómo puedo esperar una mínima imparcialidad de quienes han dicho semejantes cosas.

 

¿Usted cree que es un montaje en que se le  fraguo contra usted?

 

Sí. Este es un montaje urdido por algunos de mis compañeros que no querían permitir que un magistrado de ideología conservadora fuera Presidente de la Corte Constitucional y luego se sumaron las personas que fueron perjudicadas por mi sentencia que eliminó las megapensiones en Colombia y otras que necesitaban mi cargo en la Corte para que no existiera una mayoría conservadora y pudieran imponer su ideología de izquierda. Para muchas personas en Colombia resulta aberrante que todavía exista un magistrado como yo que defienda rotundamente la familia, la vida, las fuerzas armadas y la libertad religiosa. No entiendo cómo, a pesar de estar demostrada mi inocencia, algunos senadores conservadores también quieren que se expulse al último Magistrado con esa ideología que queda en la Corte Constitucional. Muchos pensaron que yo iba a renunciar y salir huyendo asustado por ser de la provincia, pero la tranquilidad que solo da la inocencia me ha hecho quedarme a dar esta batalla contra quienes han querido hacerme este injusto linchamiento.

 

¿Pedirá este martes que se le escuche en la Plenaria del Senado??

 

Hay derechos a los que una persona simplemente no puede renunciar, uno de ellos es el fundamental derecho humano a ser oído por un juez independiente e imparcial cuando se está sometido a un juicio sancionatorio. El juicio que se adelanta en el senado es un proceso penal, que según lo ha determinado la Corte Interamericana de Derechos Humanos, debe respetar las garantías judiciales y en consecuencia, permitir que el procesado presente sus argumentos para que sean estudiados con objetividad e imparcialidad. Hasta ahora en el Senado solo se han oído las declaraciones de mi acusador el Representante Bedoya, solo se ha leído lo que él presentó y no han dejado que mi abogado o yo nos pronunciemos o presentemos una prueba. ¿Cómo es posible que la decisión de la plenaria pueda ser equilibrada, cuando me han negado el derecho básico a por lo menos ser oído? Si toman la decisión de acusarme, sin haberme dado la oportunidad de exponer mi caso, más que un juicio lo que están haciendo es una pantomima para condenarme.   Es aberrante tener que suplicar por un derecho que desde el siglo XVII se considera inviolable en cualquier sociedad civilizada, pero resulta que el Congreso, cuna de nuestras leyes, es ahora el primero en olvidar la razón y el origen de su propia existencia. No permitiré que los senadores sepulten mi inocencia con una decisión espuria y a todas luces injusta.

 

¿Se comentó que usted podría renunciar a la magistratura?

 

Como lo he sostenido en otras ocasiones, la salida más fácil para mi, desde que inició este tormento, habría sido la de renunciar a mi cargo, cediendo a las presiones del Gobierno y del Exfiscal, y quedarme simplemente perdido en el olvido bajo un manto de culpabilidad, pero sin tener que soportar el suplicio al que he sido sometido por defender mi inocencia. Lo único que pretende ahora el Gobierno a través del Senador Lizcano, -y así lo demostró en la sesión del jueves en que salió a relucir su angustioso afán-, es lograr apartarme de mi cargo a como dé lugar, a fin de dejar en él a un Magistrado adepto a las propuestas del Gobierno, y lejano a los principios conservadores, de protección a la familia, a la justicia y a los valores conservadores que yo siempre he defendido. Lizcano pretende engañar a los Senadores, diciendo que la aprobación de la acusación es un simple trámite político, cuando en realidad es una decisión de fondo, que no solo me excluye del fuero constitucional, sino que me suspende en mi cargo hasta tanto no se defina mi inocencia. Mi periodo en la Corte llega hasta marzo del 2017, es decir que termina en tan solo siete (7) meses, que descontando diciembre y enero son tan solo cinco (5). Una vez acusado y apartado de mi cargo, el Senado va a guardar mi expediente a fin de que no pueda volver a ejercer mis funciones. Todo lo que han querido desde el inicio es separarme de mi cargo. Se han inventado todo este proceso porque soy una piedra en el zapato para los intereses del poder. No voy a renunciar, y seguiré defendiendo mi inocencia hasta donde sea necesario.

 

¿Cómo ha visto la actuación de la Corte frente a su caso?

 

Mi relación con la mayoría de los magistrados de la Corte Constitucional, como Gloria Ortiz, Gabriel Eduardo Mendoza, Luis Guillermo Guerrero, Alberto Rojas y Alejandro Linares, es muy buena. Existen solo algunos magistrados como Luis Ernesto Vargas, María Victoria Calle y Jorge Iván Palacio que han hecho todo lo posible para sacarme de la Corte Constitucional. Incluso en el acta de la Sala Plena del 18 de diciembre del año reconocieron que algunos de ellos fueron a la Presidencia de la República para buscar el apoyo del Gobierno para buscar a toda costa mi salida de la Corte. También está demostrado que fueron a varios medios de comunicación para presionar mi caso y que han acudido incluso al Ministerio del Interior y a la anterior Fiscalía General de la Nación.

 

¿Cuáles el mensaje que usted le quiere dejar a los senadores frente a este proceso?

 

Solo les pido que los Senadores respeten el debido proceso, que permitan que mi abogado intervenga para ejercer el derecho a la defensa y sobre todo que se lean el expediente, porque allí se encuentra demostrado que no solicité ni recibí dinero de Fidupetrol, que siempre voté en contra de los intereses de esa empresa, que no me reuní en mi casa con Víctor Pacheco el 18 de octubre de 2013 y que todos los magistrados que testificaron, incluso mis enemigos, dijeron que no les hablé del caso de Fidupetrol.

1 Comment

  1. Creo en su inocencia y sé que Todo esto es un montaje y toda persona por ley debe ser escuchado y es una ley que se esta violando, ánimo Dr. Pretelt, usted es inocente y hay que luchar por la justicia; Dios es su mejor abogado y justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Magistrado insiste en su inocencia