Aquí Entre Nos

Mirarme al espejo y compren­der que mi vida, toda mi vida

Por Maria Carolina Hoyos

Después del secuestro y del asesinato de mi mamá, creo que nadie quería po­nerse en mis zapatos y tener que caminar con ellos. Muchos podían verme como una víctima de la violen­cia de un país que se caía a pedazos. Mi nombre, solo puedo suponerlo, inspiraba compasión.Pero yo no me sentía así. En mi cabeza el proceso fue distinto. Empecé a encontrar una especie de equi­librio con mi realidad. La acepté, la hice parte de mi cotidianidad. Opté por mirarme al espejo y compren­der que mi vida, toda mi vida, desde mi infancia hasta hoy, me ha llenado de aprendizajes para lo que tengo que enfrentar. Me ha enseñado las lecciones.Es obvio que hay lecciones tan dolorosas que pue­den parecer imposibles de superar, pero lo que no nos mata, dicen por ahí, nos hace más fuertes.Y así, día tras día, comencé a fortalecerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mirarme al espejo y compren­der que mi vida, toda mi vida

Por Maria Carolina Hoyos Después del secuestro y del asesinato de mi mamá, creo que nadie quería po­nerse en mis zapatos y tener que caminar con ellos. Muchos podían verme como una víctima de la violen­cia de un país que se caía a pedazos. Mi nombre, solo puedo suponerlo, inspiraba compasión.Pero yo no me sentía así. En mi cabeza el proceso fue distinto. Empecé a encontrar una especie