Entrevistas

Ojalá no se junten pandemias: coronavirus, hambre y guerra: Galán

En diálogo con EL NUEVO SIGLO, el recientemente restituido por el Gobierno como promotor de paz dijo que este momento en que el país sufre la embestida del Covid-19, cae bien la tregua que anunció el Eln, pero consideró que debe ser indefinida. También pidió a esa guerrilla ir más allá liberando a todos los secuestrados

Francisco Galán dijo estar listo para cumplir sus labores como promotor de paz. Indicó que uno de sus principales propósitos será servir de puente para acercar al Gobierno y el Eln con miras a que se reanuden las conversaciones de paz.

EL NUEVO SIGLO: ¿El Gobierno lo restituyó como gestor de paz y como consecuencia recuperó la libertad, como se siente después de este episodio?

FRANCISCO GALÁN: Me siento muy contento de volver de nuevo a la libertad, a pesar de la peste que nos está rondando; pero aquí estoy con mi familia, con mis nietos, con todos ellos disfrutando este maravilloso momento y esta nueva oportunidad en la vida.

ENS: ¿Cuál es su reto principal en este momento?

FG: Pues estoy muy preocupado y quisiera evitar por todos los medios que se junten tres cosas en nuestra realidad nacional: que son la peste, el hambre y la violencia. Creo que el reto que tenemos en Colombia hoy frente a la situación de pandemia nacional y mundial es evitar que esta situación se propague, empezando por el hambre.

Este encierro nos obliga a disminuir la fuerza de trabajo, la producción, y se va a ir generando una situación muy difícil en la gente que se va escaseando la comida. Y cuando la gente tiene hambre se bota a la calle y puede generar situaciones de confrontación muy difíciles. Pero si al hambre le junta usted un estallido de violencia, y hay que pedirle a la guerrilla que cese cualquier operativo militar en este momento, es decir, que no contribuya con el miedo de la gente, voy a buscar por todos los medios a ver cómo se prolonga ese cese al fuego que hablando había escrito días antes desde la cárcel pidiéndole a la guerrilla que hiciera un cese al fuego, tomando la iniciativa de la ONU, de António Guterres, y era un cese mundial al fuego, que contribuyéramos en eso.

Entonces no quisiera que se juntaran esas tres pandemias: la del virus, el hambre y la guerra.

ENS: ¿Cómo ve la tregua que anunció el Eln, teniendo en cuenta la afectación que está produciendo el covid-19 en Colombia?

FG: Pues me gusta que hubiera decretado ese cese al fuego y que sea total, no solamente que sea un cese de la confrontación militar sino contra la infraestructura de petróleo ha bajado demasiado y nos está generando dificultades, la suspensión del secuestro. Qué bueno que el Eln pudiera soltar los secuestrados para que vayan a reunirse con sus familias.

Este es un momento de mucha necesidad de afecto, de cariño, de encontrarnos como familia y como personas, y saludo ese cese al fuego pero creo hay que prolongarlo. En este año no puede haber actos de violencia, tampoco el otro, pero sería muy bueno que hicieran un cese al fuego indefinido.

ENS: ¿A propósito de los secuestrados, considera usted que el próximo paso que debería dar el Eln es dejarlos en libertad?

FG: Sí, de manera inmediata, ojalá sin ninguna retribución que suelte todos los secuestrados para que la gente pueda ir a sus casas a atender a sus familias.

NS: ¿Con este gesto del Eln de adoptar una tregua considera usted que se podría considerar por parte del Gobierno reanudar las conversaciones de paz que sostuvo la administración Santos? 

FG: Pues no sé la voluntad de las partes, pero mi tarea como promotor de paz es buscar que haya de nuevo un diálogo, y no solamente un diálogo, que haya un encuentro, una instalación de nuevo de la mesa para que hablemos de un cese total de la guerra. Nuestro diálogo con la oficina del Alto Comisionado dará las pautas para saber hasta dónde podemos, Carlos Velandia y yo, actuar desde nuestro rol como promotores de paz.

ENS: ¿Usted sería el puente para intentar que se dé ese diálogo entre el Gobierno y el Eln?

FG: Sí, estoy dispuesto a hacer esa actividad ahora como promotor de paz, a ofrecer todos mis buenos oficios y lo haré incansablemente para que logremos de verdad hacer un proceso de paz definitivo.

ENS: ¿El Gobierno también debería hacer un gesto como permitir la salida de la cárcel de algunos integrantes del Eln, como lo ha solicitado esta organización?

FG: Creo que ahorita no se trata de gestos, se trata de que todos nos volquemos a ver cómo cesamos esa violencia y nos enfocamos en atender esta pandemia nacional.

ENS: ¿Mirando la negociación con las Farc qué no se debería repetir en un eventual diálogo con el Eln?

FG: Pensaba mucho en la cárcel cómo podría ser y qué habría que replantear, creo que ahí queda una agenda establecida, la agenda de las Farc es buena, y creo que el Eln debería retomar esa agenda y no solamente hacer un proceso de paz con base a la agenda sino añadirle que se cumpla esa agenda y construyamos una paz total.

ENS: ¿En ese sentido en qué errores no se debe caer?

FG: Hay varias cosas que se podrían repensar, pero en primera instancia, debe existir una real voluntad de paz del Eln, y de todos los grupos que hacen parte del conflicto colombiano. En este caso es vital que los participantes de esta guerra demuestren que quieren la paz, que están convencidos y decididos a cesar las acciones violentas. Igualmente, cada proceso tiene particularidades que es importante tener en cuenta para que el diálogo se dé dentro de un escenario concertado y que permita acuerdos que beneficien a todos los colombianos. Creo que no se trata de ver los errores que podrían evitarse sino de observar cuáles son los aciertos que pueden replicarse, guardando las proporciones de cada situación.

Precisamente en ese escenario es que iniciaremos conversaciones con el Alto Comisionado, porque es él quien dirá cuál es la ruta conjunta que vamos a seguir para encontrar soluciones apropiadas para la guerra que tantos males nos ha dejado.

ENS: ¿Cómo promotor de paz tiene previsto hacer pronto contacto con el Eln?

FG: Lo primero que tendría que hacer es reunirme vía virtual con el Alto Comisionado para la Paz para ver hasta dónde empezamos a trabajar y tengo que solicitar autorización por parte del Gobierno para comenzar a hacer ese tipo de exploraciones

ENS: ¿Qué le ha enseñado a usted esta crisis del coronavirus?

FG: Una cosa muy importante: creo que esta pandemia ha generado una estampida, ha generado una implosión, y es que la peste nos mandó para la casa, es una estampida hacia adentro, para que el hombre vuelva a tomar conciencia de sí mismo, del país, de la familia.

Veo que en este momento en donde todas las familias están reunidas, obligados por una peste, es la mejor ocasión para que la familia colombiana y mundial se una, pero también para que nos unamos alrededor del cuidado del planeta. Este ‘bicho’ ha logrado hacer muchas cosas que deberíamos haber hecho sin la amenaza de la muerte. Deberíamos hacerlo más en razón de la vida y ahora nos toca hacerlo para defendernos de la muerte.

Creo que es un momento de recogimiento de todos que nos toca realmente tomar conciencia de quiénes somos en el planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ojalá no se junten pandemias: coronavirus, hambre y guerra: Galán