Noticia del día

Por primera vez, la Contraloría aprobó la situación financiera reportada por la Unidad

La Contraloría General de la República feneció la cuenta fiscal de la Unidad para las Víctimas en la vigencia 2018.

or primera vez, desde que fue creada la Unidad para las Víctimas en 2011, la Contraloría General de la República consideró razonables todas las cuentas presentadas por la entidad y por ello le dio una calificación superior a 80, lo que, según su criterio, le permitió declarar fenecida la cuenta fiscal de la Unidad en la vigencia 2018.

La Contraloría considera fenecida una cuenta cuando le da visto bueno a la situación financiera reportada. En esta oportunidad, se consideraron razonables las cuentas presentadas por la Unidad para las Víctimas porque reflejaron la realidad económica de la entidad, estuvieron debidamente soportadas y cumplieron con las normas internacionales de información financiera establecidas por la Contaduría General de la República.

El director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, explicó que “por primera vez, desde que fue creada la entidad, logramos que la Contraloría nos feneciera la cuenta. Presentamos un balance general debidamente soportado y demostramos la realidad financiera de la entidad.  Para la Unidad hoy, es muy importante decir que hubo un buen manejo del presupuesto asignado”.

Por su parte, Liza Botello, Coordinadora del Grupo de Gestión Financiera de la Unidad añadió que “en esta ocasión, además, obtuvimos una calificación de Eficiente en el Control Interno Contable”.

El grupo financiero de la entidad coordinó la presentación de la información ante la Contraloría, para lo cual previamente lideró el proceso de fortalecimiento del manejo contable y financiero en todas las áreas de la entidad, así como el desarrollo de políticas de control contable propias de la Unidad y la aplicación eficiente de las políticas contables en general, todo bajo el nuevo marco normativo internacional aplicado para la vigencia fiscal 2018.

También fue necesario el intercambio previo de información con la Contraloría y la Contaduría para buscar modelos y políticas contables específicos para las características particulares de la Unidad para las Víctimas. Así fue posible aclarar casos en los que se generaba confusión sobre cómo establecer y reportar activos, pasivos y otra clase de cuentas, relacionadas con situaciones únicas en la entidad.

Acciones exclusivas de la Unidad como la entrega de indemnizaciones, ayudas humanitarias y otras medidas de la reparación integral, el manejo del Fondo de Reparación (al que mediante fallos de Justicia y Paz llegan bienes cuya valoración no se ajusta a la realidad comercial), y el manejo contable de la construcción de algunos Centros Regionales de Atención e Inclusión Social (que una vez construidos se les entregan a las administraciones municipales, pero que en varios casos no se hace por demora en los trámites en las alcaldías), son algunos de los aspectos sobre los que fue necesario desarrollar políticas propias que permitieran el manejo contable exitoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por primera vez, la Contraloría aprobó la situación financiera reportada por la Unidad