Nota Política

Respeto por los colegas

Por Samuel Salazar

Profeso el mayor de los respetos por los colegas que trabajan para los medios de comunicación del país, cualquiera sea su posición en el organigrama de sus empresas, cualquiera sea su ideología o credo, cualquiera sea la tarea que deba desarrollar.

Parte de mi vida como periodista ha transcurrido en esa orilla y, de hecho, las responsabilidades que hoy tengo tienen origen en la experiencia que me dejó el haber servido a los principales medios de comunicación del país.

Y aunque no acostumbro a valerme de esta página, en la que me siento muy bien cultivando la amistad de colegas y familiares, es la única tribuna con la que cuento para poner en contexto un episodio que provocó la reacción pública de un medio radial y un portal de noticias de la misma casa periodística,  en el que se  califica mi proceder a partir de verdades a medias

Esta mañana en la cadena Blu Radio, al momento de hacer un debate sobre el anuncio hecho por el Ministro de Transporte de demandar a los juristas que renunciaron al tribunal de arbitramento que debía resolver la solicitud de nulidad del contrato de Ruta del Sol Dos ( caso Odebrecht), se hicieron por parte de los integrantes de la mesa de trabajo aseveraciones como estas:

– «Samuel Salazar, jefe de prensa del Ministro, les ha dicho a nuestros productores y periodistas de Blu Radio que si seguimos preguntando y llamando a preguntar por el señor ministro, se va a quejar ante las directivas de Blu Radio».

– Llaman los muchachos al ministro, y al ministro le molesta que lo llamen, y el ministro, según dice su jefe de prensa, le contó que se iba a quejar ante las directivas de Blu Radio.

Mas tarde, en el portal de noticias pulzo.com  (que según me informan, no me consta ni estoy en capacidad de demostrarlo, es del mismo grupo económico propietario de Blu Radio) se reprodujeron estos comentarios con el siguiente titular: Jefe de Prensa de Mintransporte amenazó con denuncia a periodistas de Blu.

Es muy fácil tomar un micrófono o utilizar un portal periodístico y sus redes sociales para injuriar a una persona que no tiene a su alcance las mismas armas para defenderse.

¿Qué fue lo que realmente pasó? Esta es mi verdad y ustedes juzgarán.

 

Ayer jueves en la tarde me llamó uno de los productores de Blu porque querían al ministro hoy en la mañana al aire para que hablara del tema que ya arriba mencioné. Después de consultarle al ministro le trasladé su respuesta negativa, pues no iba a entrar en polémica con los árbitros y prefería no ir más allá del anuncio sobre la decisión de demandarlos ante el Consejo Superior de la Judicatura. Le pedí al señor Camilo Poveda que entendiera la situación, la misma que les expuse también a los colegas de La W y Caracol Radio cuando exploraron la misma posibilidad.

A las seis de esta mañana el Ministro me informó que le estaban marcando de dos números. Llamé para verificar qué se les ofrecía y no respondieron. Me comuniqué entonces con el productor Poveda,  quien me confirmó que eran ellos los que estaban marcando al celular del Ministro y me dijo: «Todos los productores le están llamando para que por favor nos hable».

Luego me escribió: «Tenemos derecho a llamarlo Samuel. Y que él muy comedidamente nos conceda una entrevista».

Yo le respondí que ese derecho tiene unos límites,  que él tenía claro desde ayer que no iba a salir al aire. En ese momento ya sabía que el teléfono del ministro había timbrado ya más de diez veces y le dije entonces que eso era falta de respeto con el personaje,  y acoso a un ministro que por los conductos regulares y con toda la decencia del mundo, expuso las razones por las cuales no iba a contestar preguntas al aire.

Le recordé al señor Poveda que esta situación tenía un enojoso antecedente el pasado 13 de enero, también viernes, cuando desde el conmutador de esa casa periodística se hicieron entre las 6:00 a.m. y las 6:35 a.m., un total de 73 llamadas buscando que el ministro les anticipara un pronunciamiento sobre Odebrecht que tenía previsto hacer dos horas después en una rueda de prensa en la Gobernación del Valle, con todos los medios de comunicación, como en efecto ocurrió. Y fue entonces cuando le dije que se iba a poner la queja a los directivos, pensando simplemente en enterar a Néstor Morales de cómo estaban procediendo desde el master sus muchachos, porque estoy seguro que no es su estilo acosar de esa manera a los personajes.

Eso no fue todo, luego me llamó otro señor que se identificó como el jefe de productores, me insultó, me dijo que no tenía derecho a amenazarlos y me tiró el teléfono sin siquiera escucharme. Minutos después hicieron los comentarios al aire, luego la publicación en el portal y después las publicaciones en las cuentas de twitter de la emisora.

Lamento, sinceramente,  que las cosas se hayan salido de madre, pero nunca amenacé, anuncié poner en conocimiento de los responsables de los contenidos periodísticos una situación que me pareció irregular porque estoy seguro, y los que me conocen saben que tengo toda la autoridad moral y profesional para saber cómo se atiende la dinámica en la mañana, que esa no es la manera.

Entiendo muy bien la labor de mis colegas. Por muchos años he estado en esa otra orilla, pero también es claro que allí hay unos límites y que el fuero de periodista no es patente ni para acosar a los personajes, ni para tenerlos esperando media hora en un teléfono y mucho menos para obligarlos a salir al aire.

Les presento disculpas por ocupar su tiempo leyendo algo que a lo mejor ni les interesa o importa, pero, les reitero, es la única tribuna que tengo para por lo menos buscar que esto no se quede en verdades a medias.

Con aprecio y respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Respeto por los colegas