Entrevistas

‘Rubicita’ murió por asfixia: Medicina Legal

Un misterio continuará siendo por ahora la real y verdadera causa del extraño fallecimiento de Ruby Esperanza Barbosa Méndez, la niña de cinco años hallada muerta la semana pasada junto a una alcantarilla al ingreso de Algeciras, después de unos días desaparecida

La incertidumbre de la expiración persistirá todavía un tiempo, aunque ya hay un alivio para la familia y la comunidad algecireña con la noticia revelada a LA NACIÓN por el director del Instituto de  Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, quien descartó que la pequeña haya sido víctima de algún tipo de violencia sexual.

Así lo concluyó el examen de necropsia (estudio realizado a un cadáver con la finalidad de investigar y determinar las causas de la muerte), que además estableció que la causa de la muerte fue asfixia o sumersión (permanecer bajo el agua), Será entonces la Fiscalía General la encargada de determinar y concluir lo ocurrido con ‘Rubicita’.

La necropsia

Doctor, Valdés, ¿qué se concluyó de la muerte de la niña algecireña?

La necropsia arrojó los siguientes resultados: que el cuerpo de la niña no presenta  ningún signo de violencia macroscópico (que se ve a simple vista sin ayuda del microscopio) sobre su cuerpo no hay ningún signo de maltrato o abuso sexual. La causa de la muerte corresponde a una asfixia mecánica por sumersión, es decir, ahogamiento. Del resto de la información forense hemos dado traslado a la Fiscalía General de la Nación, encargada de avanzar en la investigación.

¿No hubo manos criminales detrás de la muerte de Ruby?

No hay ningún signo de violencia o golpes que pueda permitir suponer eso.

¿Significa que la niña pudo morir por ahogamiento de agua teniendo en cuenta que el cuerpo fue encontrado en una alcantarilla?

La asfixia por sumersión significa ahogamiento. Ya las circunstancias que rodearon el hecho son parte de las investigaciones de la Fiscalía, que ya tiene todos puntos concluyentes de la necropsia.

Insisto, ¿pudo morir por una corriente de agua?

Esas son las informaciones o hechos en los cuales Medicina Legal no se puede aventurar a dar conclusiones. Nosotros hablamos sobre hechos concretos y ciertos. Lo único concreto es que la muerte fue por ahogamiento, pero además no hay signo macroscópico de violencia, ni de abuso sexual. Eso es lo único que puede hoy afirmar el Instituto. Las hipótesis son objetos de estudio por la Fiscalía.

¿Se halló algún golpe en la cabeza de la menor, que sugiera que pudo tropezar y caer?

No, insisto, no hay ningún signo de violencia externa en el cuerpo de la niña.

¿Lo sucedió es un hecho particular o excepcional?, según lo que cuenta.

Pueden ocurrir eventualmente en menores de edad esta clase de hechos. Eso es lo que investiga la Fiscalía.

¿Hay un plazo para que la Fiscalía determine e informe lo sucedido?

No, ninguno.

¿Cuál es el mensaje a la familia y a la gente?

De alguna manera de tranquilidad al no encontrar ningún signo de violencia en la niña y un mensaje de cuidado a los menores de edad, siempre tenerlos bajo su supervisión y custodia. Hoy los niños están sujetos a una serie de amenazas de toda índole.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

‘Rubicita’ murió por asfixia: Medicina Legal