Entrevistas

“Seré uno de los primeros en recibir la vacuna”

El obispo emérito de Garzón, monseñor Libardo Ramírez Gómez, habla sobre la llegada al país de la vacuna contra el coronavirus y dice que los colombianos están obligados moralmente a colocársela. El prelado católico, de 87 años de edad, asegura que no dudará en recibirla.

¿Qué expectativa tiene sobre la llegada de la vacuna al país? ¿Está dispuesto a aplicársela?

Hay una discusión sobre la obligatoriedad, pero lo que debe haber es una obligatoriedad moral en un país que está en dificultades y un mundo de dificultades. Hay que colaborar. Las vacunas son mil por mil seguras. Habrá alguna demora, pero es para tener la certeza que es totalmente eficaz. Personalmente, cuando llegue la vacuna y me den cabida, seré uno de los primeros en recibir la vacuna, como un aporte a mi persona, y un aporte a la comunidad, como un aporte a la comunidad. Debe ser un esfuerzo personal de todos los ciudadanos, es una obligación moral, hasta eso se vuelve político, cuando todos debemos pensar en bien colectivo.

A 11 meses de la pandemia, ¿Cómo ha visto el manejo de la crisis por parte del Gobierno Nacional?

Es un asunto que sorprende a todo el mundo, como lo han manejado en Francia, como lo han manejado en Inglaterra, en Colombia también, aquí hemos visto un Presidente con buena voluntad, sin populismo, sino con realismo, oyendo a las partes, con buena voluntad. Que acierte o no acierte en todo, eso lo dirá la historia, hay que agradecer ese gesto. Los que atacan son populistas, llegando hasta ese extremo; las cosas más serias les quieren revolver temas políticos y con oposición al Gobierno. Pero veo buena voluntad con Duque, con medidas serias, son impopulares en el fondo porque obligan a la gente, que afectan la economía familiar, pero son cosas necesarias, y hay que ir combinando la economía con la salud. Hay que pedirle que Dios nos ayude, y serenidad a los gobernantes.

¿Y cómo se puede ir reactivando la economía en medio de la crisis sanitaria?

Creo que ante todo debe haber una palabra simple: optimismo. Claro está que no podemos pensar en las mismas libertades que había antes. Debe existir el derecho a trabajar, pero no con actitudes rebeldes, sino todo con buena voluntad, buena voluntad en el comercio, buena voluntad en el trabajo; vamos todos caminando buscando lo mejor posible, con el menos sacrificio que se pueda, porque si seguimos con una pandemia, hay que trabajar en favor de la salud, y en favor de la economía, con sacrificios y beneficios comunes. Hay que hacer ese gran esfuerzo, conscientes de que hay que hacer sacrificios, conscientes de que hay que hacerlo con buena voluntad, y todos ganamos cuando hay medidas, y perdemos cuando hay rechazo a las medidas necesarias.

¿Cómo ha venido haciendo su trabajo pastoral en medio de la pandemia?

Yo soy un colombiano más, ser obispo no es un privilegio, es un servicio, entonces todo lo que se debe hacer cuando se sale, el lavado de manos, el uso del alcohol, las monedas hay que purificarlas, salir lo menos que se pueda, acatar el pico y cedula, para evitar el gran número de personas, hacer las salidas indispensables, y lo que he hecho es salir lo menos posible, pero si cuidándonos en las cosas más simples, siendo hijos de Dios.

¿Hay alguna lección que esta pandemia le está dejando a los colombianos?

Desde el comienzo de las reflexiones, cuando llegó la Semana Santa, el Santo Padre un gran predicador dijo que el mundo debía dejar el orgullo, y necesitamos de Dios, Dios nos oye, con ayuda del Señor se hace frente y confiamos en él y habrá menos muertos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

“Seré uno de los primeros en recibir la vacuna”

El obispo emérito de Garzón, monseñor Libardo Ramírez Gómez, habla sobre la llegada al país de la vacuna contra el coronavirus y dice que los colombianos están obligados moralmente a colocársela. El prelado católico, de 87 años de edad, asegura que no dudará en recibirla. ¿Qué expectativa tiene sobre la llegada de la vacuna al país? ¿Está dispuesto a aplicársela? Hay una discusió