Columnistas

Un bocadillo veleño en Dallas

Por: Orlando Supelano
Antes de entrevistar a la Alcaldesa de Vélez (Santander) Angélica Mateus, el director Gabriel Ortiz comentó que había comprado y degustado un delicioso bocadillo veleño en Dallas (Texas, USA), ciudad donde lo cogió el Covid 19, de la que no ha podido regresar a su amada Colombia.

De entrada el comentario dejó pasando Saliva a todos los periodistas que integran el panel, Lilia Plazas, Sandra Pureza Gómez, Germán Cárdenas, Carlos Pinzón y Orlando Supelano.
La entrevista, por la plataforma televisiva digital blatv47.com transcurrió con datos muy interesantes, Vélez es uno de los 800 municipios libres de Coronavirus en Colombia. La mandataria explicó en detalle cómo se las arregla con un hospital de segundo nivel para apoyar 17 municipios más, cómo han sido sus estrategias de bioseguridad, que la llevaron a cerrar la plaza de mercado durante unos días, para luego reabrirla con condiciones seguras para comerciantes y la comunidad en general, cómo son los controles de ingreso y salida de vehículos y cómo ha garantizado que las actividades comerciales no cesen en este difícil momento. La verdad, un aplauso para Vélez.
Todo transcurrió bien y al final de la entrevista ya cuando Gabriel iba a despedir a la mandataria, Supelano no se aguantó y metió la cucharada, ‘un momento alcaldesa ¿No le parece interesante saber cuánto vale un bocadillo veleño en Dallas, en medio de esta pandemia? Ante lo cual Gabriel respondió, 30 dólares. Todos soltaron la carcajada incluida la alcaldesa, quien prometió enviar unos bocadillos para todo el equipo. Supelano se quedó perplejo, en la tienda más cercana aquí en Bogotá, cuesta 300 pesos, y si quiere la barra tamaño familiar 2000 pesos, incluso se los traen a la casa y no le cobran el domicilio.La anécdota resultó muy interesante al observar lo que puede llegar a pagar un colombiano en el exterior por disfrutar de un delicioso bocado que es tan común y tan especial para nosotros en nuestro país. Ahora que el mundo está cambiando, ojalá se den las cosas para que haya una verdadera democratización comercial de los bocadillos veleños a nivel mundial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un bocadillo veleño en Dallas