Editorial

UN ENEMIGO INVISIBLE QUE ATACA NUESTRA SOCIEDAD

jhs senador
jhs senador

Por: John Harold Suárez Vargas

Senador de la República

 

Hoy nuestra sociedad asume diferentes retos, la globalización ha permitido que tengamos acceso inmediato a un sinfín de información, nuevas tecnologías y la oportunidad de comunicarnos con el mundo de forma inmediata, pero también ha conllevado a la generación y crecimiento de nuevas problemáticas, es el caso de las enfermedades mentales presentadas en la población, sobre todo en la infantil y adolescente.

Por ello quiero hacer un llamado de atención al Gobierno Nacional sobre una problemática que cada día toma más y más relevancia en la convivencia social, un enemigo oculto de la sociedad que la ciencia ha denominado: suicidio; más exactamente quiero llamar la atención en las escalofriantes y crecientes cifras de suicidio en menores de edad.

 

Este ataque silencioso de la población más débil de nuestra sociedad, que incita al menor a quitarse la vida por variadas razones que afectan la estabilidad emocional de quien está aprendiendo a afrontar la vida exige del Gobierno Nacional medidas contundentes focalizadas que permitan parar con esta triste realidad.

 

La OMS considera que la gran mayoría de los suicidios se presentan por depresión, se calcula que al día se suicidan en el mundo 3.000 personas, aumentando las tasas de suicidio en un 50% a nivel mundial. Colombia no es ajena a esta problemática, en el año 2018 se presentó la alarmante cifra de 2.247 suicidios, aunque el aumento en las cifras de esta tragedia abarca varias edades, llama la atención el rango de los menores de edad. Mientras que en el 2015 se reportaron 645 casos, en el 2016 subieron a 724, y en el año 2017 llegaron a 791, de todos estos casos se puede insistir en las serias dificultades familiares o vacíos emocionales fuertes que les influenciaron para cometer esta acción.

 

Desde este mismo escenario en reiteradas oportunidades nos hemos apersonado de las batallas que nuestros niños enfrentan, como en su educación básica, y ahora que nos apersonamos de esta nueva batalla en contra del suicidio infantil, en contra de este enemigo oculto. Vale la pena realizar una reflexión sobre lo que se está haciendo y preguntarles al Gobierno Nacional y a las autoridades regionales cuáles son las medidas sociales y anti represivas que se están adelantando ante esta grave problemática, y vehemente pedimos a las autoridades respectivas activar todos los protocolos de atención que nos permitan para esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UN ENEMIGO INVISIBLE QUE ATACA NUESTRA SOCIEDAD