Entrevistas

Una diplomática hecha a pulso

Patricia Ortiz, actualmente es la embajadora de Colombia en Irlanda, y tiene raíces huilenses, más concretamente del municipio de Tello. Dijo a este diario que se siente orgullosa de tener su sangre del departamento, y manifestó que desde la embajada esta para servirle a sus coterráneos.

¿De qué parte del Huila es y cómo recuerda la vida en el departamento? 

Soy de origen huilense. Mi padre, Ramiro Cortés es de Neiva y mi madre, Amelia Ortiz de Cortés es de Tello, Huila. Si bien nací en Bogotá, desde los dos años y hasta mi adolescencia viví en Neiva; estudié mi primaria en el colegio “Liceo Huilense” y parte de mi bachillerato en el Liceo Femenino de Santa Librada.

Recuerdo la vida en el departamento caracterizada por mucha alegría, amistad, el disfrute de la naturaleza y un gran orgullo por las costumbres y tradiciones opitas.

¿Aún su familia vive en el Huila? 

La familia que vive en el Huila son muchos primos y tíos. Mantenemos las costumbres y tradiciones huilenses, el orgullo de nuestro origen “opita” , el cual lo he transmitido a mis hijos, y cada que podemos nos damos “La Rodadita” para disfrutar las fiestas de “El San Pedro”.

¿Su sueño siempre fue trabajar en la parte diplomática? 

Más que un sueño, fue un proceso para hacer llegar parte de la diplomacia de Colombia. Yo soy Nutricionista Dietista de la Universidad Nacional y el interés por los temas internacionales inició cuando realice una especialización en Nutrición Internacional en la Universidad de Gante en Bélgica en los años noventa. Después de trabajar como Nutricionista en el sector privado y por el interés en el área internacional me presenté al concurso de ingreso a la Carrera Diplomática y Consular de Colombia, cuya base es el mérito. Después de pasar los procesos rigurosos de selección, ingresé a la Carrera en el nivel de Tercer Secretario hace 26 años y he llegado al rango de Embajadora.

¿Cómo llega a esta dignidad de embajadora? 

La Carrera Diplomática y Consular de Colombia tiene un riguroso proceso de ascenso en su escalafón según la normativa que lo rige, que es el Decreto Ley 274 del 2000 e igualmente un proceso de alternación en la planta interna y externa de la Cancillería. En este sentido, ingresé a la Carrera Diplomática como Tercer Secretario y en ese cargo fui Vicecónsul en Washington DC y trabajé en la Dirección del Talento Humano; fui Segundo Secretario en la Subdirección de Estados Unidos y Canadá, posteriormente fui Primer Secretario y Consejero en la embajada de Colombia en Venezuela y Coordinadora para los temas de Estados Unidos, Canadá y Cumbre de las Américas. Me desempeñé como Ministra Consejera y Ministra Plenipotenciaria en la embajada de Colombia en Washington y también ejercí como directora de América de la Cancillería. Desde diciembre de 2018 ascendí en el escalafón de la Carrera en la categoría de Embajadora.

¿Qué es lo más complicado de su labor como embajadora de Colombia de Irlanda?

Más que complicado, es la oportunidad para posicionar y dar a conocer a Colombia como un país que progresa, que ha tenido una profunda transformación con un crecimiento económico y social, con oportunidades para todos y con una gran calidad humana y una diversidad geográfica y cultural como pocos países tienen en el mundo.

Si bien Irlanda y Colombia tenemos lazos históricos que nos une relacionados con el rol de los irlandeses en la campana libertadora de “Simón Bolívar” diariamente debemos trabajar en dar a conocer a Colombia, sus oportunidades, sus valores democráticos e instituciones. Un país resiliente y progresista en el cual las oportunidades para expandir los lazos económicos en inversión, turismo, comercio y la colaboración y cooperación en áreas claves como la educación, innovación, agricultura son inmensas. La diversidad geográfica y cultural de Colombia, así como las manifestaciones artísticas son uno de nuestros principales vehículos para “sensibilización sobre Colombia” en Irlanda y a los irlandeses.

¿Qué se ha logrado bajo su gestión? 

Según los lineamientos del Señor Presidente de la Republica y bajo el liderazgo de la Cancillería, se concretó la apertura de la embajada de Colombia en Irlanda y su sección Consular desde el segundo semestre de 2018. Soy la primera embajadora Residente de Colombia en Irlanda y desde enero de 2019 los colombianos en Irlanda cuentan con la Sección Consular para atender sus requerimientos.

En un año y medio, hemos logrado fortalecer la relación política, tuvimos la primera visita de una Canciller de Colombia en la historia de la relación bilateral cuando el ministro Carlos Holmes Trujillo visito Dublin en septiembre de 2019. Irlanda apoya la Política de Paz con legalidad y estamos compartiendo lecciones aprendidas frente a implementación de Acuerdos de Paz.

Estamos avanzando en la expansión de la agenda económica, desde que ambos países abrimos embajadas, más de cuatro empresas inversionistas irlandesas han abierto oficinas en Colombia. El incremento de las colaboraciones y cooperación entre ambos países en áreas claves como la agricultura, en compartir las lecciones de implementación de Acuerdos de Paz. Queremos que más turistas irlandeses vean en Colombia su destino para viajar. En educación, se han concretado y se están implementando más de 4 acuerdos de colaboración entre universidades de ambos países. Tenemos mucho por seguir avanzando.

Irlanda abrió igualmente su embajada en Bogotá desde enero de 2019 y en la medida que ambos países compartimos valores y tenemos una agenda orientada a la prosperidad, trabajamos muy de la mano.

¿Cómo es el intercambio comercial con Colombia e Irlanda? 

Colombia e Irlanda contamos con el marco comercial del TLC entre la Unión Europea y Colombia en vigor desde 2016. El intercambio comercial es de casi 150 millones de euros; sin embargo, hay un potencial importante pues queremos que más productos colombianos como el café, flores, frutas tropicales y alimentos procesados se exporten a Irlanda. Trabajamos de la mano con Procolombia y el Ministerio de Comercio para incrementar esas oportunidades. Sabemos que café huilense se exporta también a Irlanda y me encantaría que “el bizcocho y las achiras” se pudieran encontrar en un futuro en tiendas irlandesas.

En coordinación con la oficina de Procolombia en Londres y con algunas Agencias de Promoción de Inversiones Regionales, hemos realizado diferentes eventos de promoción y atracción de inversión en Irlanda. Estos eventos han contado con la participación de directivos al más alto nivel de compañías irlandeses, tales como como Smurfit Kappa (Cartón de Colombia) y Irelandia (Viva Air). Así mismo, puedo destacar que, en el último año, varias compañías han hecho anuncios de aperturas de oficina y/o operaciones en Colombia, como Mainstream Renewable Power (energías renovables), Rubicon (Banca de Inversión) y Santos Dummont (aviación).

¿Qué es lo que más les gusta a los irlandeses de Colombia? 

La gente y la increíble diversidad cultural y geográfica de Colombia. Desde que hemos llegado a Irlanda no hemos parado de enseñar nuestro folklore, los sabores y colores de nuestra tierra, en ese camino de descubrimiento nos hemos topado que cada vez son más los irlandeses que se interesan en Colombia, por su biodiversidad, la riqueza cultural, su maravillosa gente.

¿Cómo se preparan ustedes para estar largos años fuera del país? 

Como funcionaria de la Carrera Diplomática y Consular de Colombia, sabemos desde el primer momento que nos presentamos lo que implica en términos de servir a Colombia como funcionario público no solo en la Cancillería en Bogotá sino en los Consulados y/o en las embajadas de Colombia en el exterior.

En mi caso, he servido dos veces en Washington DC, una vez en Venezuela y ahora en Irlanda. Esto implica una adaptación para los funcionarios, pero igualmente para la familia, el esposo, los hijos, los padres; quienes son un eje central en nuestra vida y trabajo.

Es fundamental tener claro la cultura y costumbres de los países a los que vamos a representar a Colombia para lograr una interacción positiva permanente con los diversos interlocutores en esos países y o en los Organismos Internacionales, cuando es el caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una diplomática hecha a pulso