Columnistas

¿Y DONDE ESTÁ TITA?

Por: Luis Fernando Rosas Londoño.

Durante muchos años de esta guerra fratricida entre el gobierno Colombiano y las Farc además de tantos elementos de confrontación, siempre ha estado para unos y para otros los Perros, ellos utilizados por las fuerzas militares para buscar a los guerrilleros y los subversivos los tenían como compañía en días y noches solitarias y como protección y aviso de algo extraño.

Hoy les comparto una experiencia que fue un secreto que guardé por muchos años pues requería de la prudencia que se debía tener; fue una invitación que recibí y acepté gustoso: de acompañar al doctor Álvaro Leyva, quien a diferencia de tanto “Fanfarrón de la Paz” la ha buscado desde el territorio y no desde los escritorios o burocracia bogotana, a encontrarnos con el comandante Raúl Reyes en Selvas fronterizas de Ecuador y Colombia.

Para este viaje y autorizados por el gobierno colombiano nos acompañó un famoso académico norteamericano, hoy olvidado pero que merece recordación en este escrito; salimos de Bogotá con destino Quito, luego por vía terrestre pasamos por los municipios Lago Agrio y Coca en Ecuador, parajes bellísimos de la selva, con la oportunidad de ir conociendo y admirando la exuberancia del río San Miguel en la provincia de Sucumbíos. Ya río adentro

fuimos interceptados por un frente de las Farc con el que caminamos varias horas para llegar a donde el comandante Reyes.

Ya en este sitio de la selva me llamó la atención un bello canino llamado Tita, ella juguetona e inteligente, de raza Labrador era la protagonista del frente guerrillero y obedecía al pie de la letra las instrucciones del comandante Reyes. Yo que soy amante de estos bellos seres la acaricié con infinita ternura hasta me acompañó a las dos de la mañana cuando me tocó caminar varios metros para poder orinar en los llamados Chontos que son huecos donde se hacen las necesidades.

Adportas de firmar los acuerdos de la Habana y pasados muchos años, estos hechos ya son historia. Qué habrá pasado con Tita? No se ha borrado de mi mente, después de la operación Fénix que bombardeó la zona donde pasé conversando con guerrilleros y analizando la política nacional con el comandante Reyes.

 

Dicen que cuando bombardearon al comandante Alfonso Cano, en Chirriadero un monte cercano a los municipios de Suarez y Morales Cauca aparte de Tita también estaba custodiado por Pirulo y Conán sus inseparables compañeros. Cano no quiso dejar a sus dos perros y algunos afirman que sus ladridos orientaron a los militares quienes dieron de baja a este chapineruno (Bogotano) líder que estaba listo para entrar a un acuerdo con el Gobierno.

Tita, la perra labradora junto a Conán y Pirulo sumados a muchos más fueron y han sido guías, compañeros, centinelas y rastreadores. Con mucha razón los egipcios, los persas y los británicos convirtieron a los caninos en patrullas de sus guerras. En la Primera y Segunda Guerra Mundial los perros fueron fundamentales.

Este escrito es homenaje a estos admirables y leales seres.

 

Hasta siempre Tita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Y DONDE ESTÁ TITA?