Nota Política

Declaración de los Órganos Legislativos de América Latina y el Caribe

En el marco de la Carta Democrática Interamericana y de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los
Órganos Legislativos de América, en reunión solemne realizada en Villa del
Rosario, Norte de Santander, el día 1° de Junio de 2018, con absoluto respeto por
las normas de derecho internacional incluidas en los Instrumentos adoptados en el
marco de las Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos y otros
organismos internacionales competentes, teniendo en cuenta el desarrollo del
derecho internacional de los Derechos Humanos y conscientes de la imperiosa
necesidad de activar planes conjuntos de alivio humanitario y restablecimiento de
la democracia y el orden constitucional en la República de Venezuela,

CONSIDERANDO
Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el Informe
“Institucionalidad Democrática, Estado de Derecho y Derechos Humanos en
Venezuela”, de 31 de diciembre de 2017, señala que “ha venido observando un
acelerado deterioro en la institucionalidad democrática y en la situación de
derechos humanos en Venezuela que se ha profundizado e intensificado
significativamente a partir de 2015”.
Que el régimen político presidido por Nicolás Maduro ha anulado el principio de
separación e independencia de poderes, base de toda constitución democrática y
pilar protegido por el derecho interamericano.
Que el Gobierno de Nicolás Maduro ha instalado un régimen de represión y de
violencia gubernamental que hace parte de una política de violación sistemática de
los derechos humanos, de tal gravedad, que ha desencadenado en crímenes de
lesa humanidad, respecto de los cuales la Corte Penal Internacional investiga en
la actualidad un cúmulo de denuncias.
Que la falta de independencia del poder judicial, junto a la pretensión de eliminar la
Asamblea Nacional y sustituirla de facto por una Asamblea Constituyente irregular
e ilegítima, son expresiones de concentración del poder en el Gobierno que
desprecian el Estado de Derecho y los principios democráticos a los que se han
obligado soberanamente y libres de toda presión los países de la región, según
sea el caso Convención Americana de Derechos Humanos, la Organización de
Estados Americanos, Mercosur, Unasur, y demás organizaciones multilaterales de
la región.
Que la crisis humanitaria en Venezuela, producto de la hambruna, el
desabastecimiento general, la hiperinflación, los graves problemas en los servicios
de salud y en el acceso a los mismos, así como la intensa represión, afectan
severamente el goce del derecho a la vida, los derechos económicos, sociales y
culturales de los venezolanos.
Que en Venezuela el régimen de Maduro ha destruido la clase media, y ha
deteriorado la calidad de vida del pueblo en general al multiplicar la pobreza por
ingreso que en 2014 fue de 48%, en 2015 de 73%, en 2016 de 81.8% y en 2017 de
87%, de este último el 64% de los venezolanos está en extrema pobreza.1
Que la represión militar, policial y paramilitar ha cobrado cientos de víctimas
mortales, que hoy el presidio político se extiende a más de 600 personas y que los
líderes políticos y estudiantiles en su mayoría se hayan encarcelados, exilados o
perseguidos, así como la severa restricción de la libertad de expresión que
constituyen un componente ya histórico en la lógica represiva del gobierno.
Que producto de lo anterior, la ciudad de Cúcuta y el Departamento de Norte de
Santander se han visto profundamente afectados, que la capacidad de atención a
los exiliados se halla desbordada, lo cual agudiza los problemas sociales y
económicos en esta ciudad y de este Departamento, y consecuencialmente,
superar esta situación debe ser una responsabilidad compartida por todo el
continente,
DECLARAN
1. Llamar a la solidaridad a los Gobiernos del Continente y a la Comunidad
Internacional con el pueblo de Venezuela, ante la ruptura del orden
constitucional y la suspensión del sistema democrático efectuada por el
Ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro en abierta violación de las normas de
protección del régimen democrático, el ejercicio de las libertades y de los
derechos humanos que obligan a los países del hemisferio.
2. Desconocer los resultados de las elecciones nacionales del 20 de mayo de 2018
en Venezuela y rechazar la jornada electoral que se adelantó, cuya convocatoria
fue ilegal y no cumple con los mínimos estándares democráticos aceptables para
una elección.
3. Exigir la convocatoria a unas elecciones libres, transparentes y democráticas,
que cuenten con todas las garantías para los participantes, incluyendo misiones
imparciales de observación electoral y que se haga efectivo el derecho del
pueblo venezolano a decidir sobre su futuro.
4. Convocar a la comunidad internacional para aunar esfuerzos con a fin de
contribuir con decididas acciones para que se restablezca en Venezuela el
principio de separación e independencia de poderes y se respete la soberanía de
su Asamblea Nacional, desconocida por el régimen de facto impuesto por
Nicolás Maduro.
5. Condenar al Gobierno de Nicolás Maduro por pretender acallar las denuncias
1 Inter-American Commission on Human Rights. Institucionalidad democrática, estado de derecho y derechos
humanos en Venezuela: Informe de país: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el
31 de diciembre de 2017 / Comisión Interamericana de Derechos Humanos. v.; cm. (OAS. Documentos oficiales;
OEA/Ser.L/V/II) ISBN 978-0-8270-6724-0
ante el mundo sobre la sistemática violación a los derechos humanos que ocurre
en Venezuela, mediante el decomiso, la no expedición y el bloqueo de pasaportes
a los miembros de la oposición que ostentan la dignidad de Diputados ante la
Asamblea Nacional.
6. Reconocer la grave crisis humanitaria por la cual atraviesa el pueblo venezolano,
producto de la ruptura de las instituciones democráticas, las violaciones flagrantes
a las libertades y garantías básicas por parte del régimen encabezado por Nicolás
Maduro y los miembros de la Asamblea Constituyente, respaldados por parte de
Fuerzas Armadas desleales a la Constitución, Colectivos irregulares e intereses
corruptos.
7. Rechazar las flagrantes violaciones al debido proceso, así como la tortura y los
tratos crueles, inhumanos y degradantes a que han sido sometidos los presos
políticos venezolanos y sus familias, por el simple hecho de ejercer sus
derechos fundamentales a la expresión y la protesta.
8. Reconocer la “responsabilidad de proteger” que tiene la Comunidad
Internacional respecto a la debacle humanitaria, nutricional, sanitaria y
migratoria venezolana, que ha generado un éxodo masivo.
En consecuencia,
NOS COMPROMETEMOS
A propiciar ante los Gobiernos de nuestros países las siguientes medidas
inmediatas:
1. Convocar la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA, por
sus siglas en inglés), a coordinar la gestión regional logística y presupuestal, para
la atención de los migrantes venezolanos que ingresan a nuestros países a causa
del evidente colapso institucional y de la hambruna en Venezuela.
2. Instar a nuestros Gobiernos a crear un Fondo de Cooperación Internacional para
garantizar la atención humanitaria de los migrantes, su inserción laboral y
productiva transitoria.
3. Desarrollar en nuestros Órganos Legislativos una agenda legislativa común que
permita responder a la crisis coyuntural por la que atraviesan millones de
venezolanos expulsados de su territorio producto de la represión del régimen y la
situación de hambruna en dicho país a partir de las siguientes medidas:
a. Conceder refugio de forma automática a los funcionarios y dirigentes
que hayan sido elegidos mediante voto popular, en cualquier fecha,
desde 1998, a corporaciones o gobiernos locales, al igual que a los
integrantes del poder judicial de Venezuela que así lo soliciten.
b. Facilitar la permanencia y tránsito de ciudadanos venezolanos con
pasaportes y documentos caducados, ante la incapacidad o
negligencia del régimen de Nicolás Maduro para suministrarlos.
c. Flexibilizar los requisitos de permanencia y residencia de los
ciudadanos de Venezuela, así como la expedición rápida de
salvoconductos migratorios para el tránsito interamericano de la
población migrante.
d. Elaborar un régimen especial migratorio respecto de nuestros colegas
de la Asamblea Nacional de Venezuela, para su libre tránsito y
permanencia en nuestros territorios, eximiéndolos de los requisitos
generales de regularización tales como la presentación de pasaportes,
de manera que se les permita ejercer su derecho de locomoción en el
territorio interamericano con cualquier documento de identidad.
e. Flexibilizar los criterios de acreditación de los títulos de los migrantes y
adopción de un trámite expedito para la misma.
4. Frente a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro y la consecuente pérdida
de patrimonio venezolano, requerir a los Gobiernos y Órganos Legislativos de
nuestros países:
a. Activar las unidades de inteligencia e investigación financiera y
adoptar la legislación necesaria, para incautar y congelar los capitales
controlados por altos funcionarios del gobierno venezolano en los
países de la región, de las empresas controladas por estos y los
fondos y demás patrimonio personal y de sus testaferros.
b. Negar y revocar las visas o el ingreso a los altos funcionarios del
régimen de Nicolás Maduro, a quienes hacen parte del Gobierno, a
funcionarios judiciales involucrados en la violación del orden
constitucional y del ordenamiento jurídico y a miembros de la
Asamblea Constituyente así como a sus socios en actividades
comerciales.
c. Revisar los antecedentes de las solicitudes de visados especiales por
inversión, para evitar que corruptos y violadores de derechos
humanos, puedan establecer su patrimonio en nuestros Estados.
Cúcuta, Norte de Santander, Colombia,
1 de junio de 2018,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Declaración de los Órganos Legislativos de América Latina y el Caribe