Entrevistas

Las lecciones de la pandemia en Guayaquil, Ecuador

Con más de dos millones y medio de habitantes, Guayaquil ha sido una de las ciudades más golpeadas por el coronavirus en Ecuador. Lentamente, la ciudad retorna a la normalidad después de vivir días de caos. ¿Cómo lo hizo? El vicealcalde de Guayaquil, Josué Sánchez, habla con LA NACIÓN.

¿Cuál es la situación en estos momentos de Guayaquil?

La situación es distinta a las imágenes que recorrieron el mundo. La ciudad se encuentra aún en cuarentena, pero hoy está más ordenada, más organizada, que está recibiendo de mejor manera la pandemia y sobre todo desde la Alcaldía de Guayaquil, estamos atendiendo a las personas de manera oportuna.

 

¿En qué consiste esa atención?

Estad ciudad aprobó un plan de atención temprana, un plan diseñado por expertos nacionales, que consiste en que el municipio de Guayaquil, a través de un equipo de 80 médicos visita, casa a casa, en distintos sectores de ciudad, especialmente los que hemos mapeado como mayor contagio, o sectores de mayor necesidad económica, para establecer a través de síntomas, un triage respiratorio, que permita brindarle una atención oportuna a los pacientes.

 

¿Y ha sido efectivo?

Hay pacientes que están apenas empezando la enfermedad y reciben el medicamento gratuito por parte del municipio de Guayaquil. Luego son acompañados y monitoreados por medio de la telemedicina, que también hemos habilitado y puesto a disposición en la ciudad. Si la persona requiere de terapia de oxígeno, hemos habilitado desde la Alcaldía  dos centros de oxigenoterapia para que reciban hasta ocho horas de tratamiento. Y si una persona requiere de más de ocho horas será trasladado al Centro de Convenciones de la ciudad, habilitado con 150 camas, con igual número de oxígeno para que reciban y permanezcan el tiempo en cuanto a cuidados intermedios se refiere.

 

¿Qué más se está haciendo por los habitantes de Guayaquil?

Estamos trabajando en la entrega de kits de alimentos para siete días. A cada sector se moviliza un convoy que incluye Fuerzas Armadas, Policía, Bomberos y todo un contingente municipal. Se desplaza un equipo de desinfección para barrer cada una de las casas.

 

¿A qué se debe el gran número de contagios?

Los test rápidos, las visitas, las empresas que hoy están haciendo tomas de pruebas lo confirman: las cifras son superiores a las cifras oficiales. Por medio de nuestro puerta a puerta, encontramos que un 30 por ciento de la población visitada se ha contagiado de coronavirus. De manera que en esta ciudad lo que vimos al principio fueron muchas personas saliendo a la calle sin mascarilla. Por Guayaquil entran y salen muchas personas. De hecho el caso cero que llegó al país, entró por aquí, pero era una persona que no vivía en esta ciudad, simplemente aterrizó aquí, y salió hacia su provincia, eso generó un contagio y un crecimiento muy rápido.

 

¿Cómo se encuentra el sistema hospitalario de Guayaquil?

El sistema de Salud se encuentra hoy casi que normalizado. Hemos habilitado más de 350 camas con oxígeno, para que la persona que lo requiera pueda hacer uso de ellas. Lo más importante para nosotros es llegar de forma temprana. Está comprobado que la mejor forma de atender esta enfermedad, la mejor inversión que puede hacer un gobierno, no es en Unidades de Cuidados intensivos, sino llegar de manera temprana a cada uno de los sectores para darles la atención oportuna.

 

¿Hasta cuándo va la cuarentena?

Empezó el 16 de marzo y a partir del cuatro de mayo, vamos a pasar a un proceso de distanciamiento social, es decir, paulatinamente, las personas van a volver a la calle. Se va acabar el toque de queda y los comercios se van a reanudar. En Guayaquil, estamos preparando una ordenanza para regular esa vuelta a la normalidad. Hace dos semanas aprobamos el uso obligatorio de la mascarilla; el no uso de la misma conlleva una multa de 80 dólares la primera vez, y de 160 dólares en caso de reincidencia.

 

¿Qué han pensado hacer en Ecuador con los bares y discotecas?

Este ha sido un tema de bastante análisis y al menos, en el municipio de Guayaquil, no estamos de acuerdo. Y no se ha discutido cómo regresarían a operar. Un bar o una discoteca es un sitio de gran aglomeración de personas, de mucha cercanía, de compartir vasos y eso es contraproducente. No creo que las personas quieran estar en una discoteca con mascarillas.

 

¿Y el fútbol qué?

Se ha discutido mucho eso, pero, hoy por hoy, lo más importante es la salud de las personas como número uno y como número dos la reactivación económica. Definitivamente, en este año, no habrá eventos con estadios llenos. No podemos permitir que el estadio Monumental se llene, que tiene capacidad para 70 mil personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las lecciones de la pandemia en Guayaquil, Ecuador