Entrevistas

Periodista que perdió la batalla contra el Covid deja huella en el periodismo

Armando González, periodista, conocedor de los temas políticos del país, que perdió la batalla contra el Covid 19, a pesar de tener la primera dosis de vacuna, se fue amando el periodismo desde las páginas del Diario El Nuevo Siglo, donde se desempeñaba como editor político, partió rodeado de su familia, y así lo recuera su hija Isabel González Guerrero

¿Cómo fueron los inicios de Armando en el periodismo?

Los inicios de mi papá en el periodismo… no tengo mucha claridad, yo era muy pequeña. Del primer trabajo que tuvo y del que fui consciente fue en una universidad, no estoy segura si la del Valle, su alma mater, cuando yo era muy pequeña. Pero él inició antes de eso así que no lo sé.

¿Cómo fue su llegada a Bogotá ?

Él vino a Bogotá en el 2008 si mal no recuerdo. Le fue bastante bien, consiguió un buen trabajo, pero por ese entonces mi mamá, mi hermano y yo vivíamos en Cali. Nunca se adaptó al frío y siempre disfrutaba cualquier oportunidad para ir a su ciudad natal y visitar a su mamá.

¿Cuáles eran los sueños de él ?

Mi papito quería seguir estudiando, quería hacer un posgrado y prepararse más. No pudo hacerlo porque su tiempo y dinero lo destinaba a trabajar para sostenernos. También le hubiese gustado volver a vivir en Cali y pasar su vejez ahí.

¿Cómo se puede recordar a Armando?

Creo que todas las personas que lo llegaron a conocer pueden recordarle como alguien tranquilo, muy inteligente, prudente, cordial. No se enojaba fácil aunque a veces sí se estresaba, pero nunca usaba su enojo o estrés de excusa para tratar indebidamente a alguien más, era muy razonable ante todo. Una persona muy responsable y respetuosa, un aficionado a sus equipos de fútbol (de los que pegan el grito cuando van ganando y el madrazo cuando no). Aceptaba las cosas como venían y las agradecía siempre, rara vez se quejaba o alegaba. Un papá tierno, que, aunque pasaba más tiempo en su trabajo que en otra cosa se sabía que estaba ahí en todo momento, para lo que fuera. Muy paciente y comprensivo, una muy buena persona.

¿Cómo vivió armando esta pandemia y que pensaba de ella ?

Desde el principio fue muy responsable. Siempre se cuidó mucho y nos cuidaba también. Recuerdo con ternura un montón de tapabocas que compró para repartirlos entre nosotras. Sólo salía para lo estrictamente necesario y siempre siguiendo todos los protocolos, aunque sin miedo o paranoia. Él simplemente se adaptó a ese ritmo de vida sin mayor problema, y supo sacarle el mayor beneficio a trabajar desde la casa.

¿Cuál era la visión de él acerca de lo que pasaba en el país ?

Mi papá era muy crítico con la situación del país. Algunas personalidades y políticos compartieron mensajes de condolencia por la muerte de mi papá, y vi comentarios que asociaban las posturas políticas de dichas personalidades con la afinidad política de mi pa, pero no: esto sólo da cuenta del periodismo que realizaba, sabiendo separar sus posturas personales de su labor. Mi papá siempre respaldó las luchas y reivindicaciones del pueblo; creía en el cambio de este país y era muy crítico. Apoyó abiertamente al candidato alternativo en las elecciones del 2018, y sé que lo habría hecho de nuevo en el 2022.

¿Cómo fueron sus últimos días?

Recuerdo preguntarle siempre cómo estaba, y a él siempre respondiendo «más o menos» acompañado de un gesto con sus manos. Siempre, aun cuando se veía lo mal que estaba.  Jamás se quejaba, jamás se lamentaba. Luchó hasta el último momento, aguantó todo lo que pudo. Mi mamá y yo lo cuidamos mucho sus días de convalecencia; siempre quedan los «y si hubiera hecho esto», «si tan sólo…» pero fue cuidado con todo nuestro amor mientras estuvo a nuestro lado.

¿Él ya se había vacunado ?

Sí, se aplicó la primera dosis de la vacuna contra el covid. No alcanzó a aplicarse la segunda.

¿El trabajo hasta el último día ?

Mi papito falleció el día martes y trabajó el lunes normalmente. Incluso el mismo martes en la mañana, ya débil y agravándose cada vez más, nos dijo «es hora de ir a trabajar». Mi mamá y yo le dijimos que no, que descansara, y así lo hizo. Él estuvo enfermo varios días, no de gravedad pero con varias molestias, y aun así se levantaba, se sentaba frente a su computador y trabajaba a pesar de sí.

¿Cuál era su último deseo, se alcanzó a despedir, presentía el llamado de Dios?

No sé cuál sería su último deseo, quizás sólo llegar a un punto de tranquilidad y comodidad, que estuviésemos bien; no se despidió; tías y familiares llamaron para orar y él acompañaba las oraciones como podía, pero por supuesto él no quería ni esperaba morir

¿Cómo fue la historia de la ambulancia no la consiguieron como lo trasladaron al hospital?

El martes yo tenía que ir a una terapia por una cirugía que me hicieron hace unas semanas. El sitio de la terapia queda cerca de una sede de Compensar, la eps de mi papá, así que fui y pregunté si podían enviar a alguien o mandar una ambulancia. Me dijeron que no a todo, aun cuando dije que estaba grave. Me dieron una dirección donde lo podían atender, una sede que queda lejísimos de nuestra casa (vivimos en Bosa) y un número del que jamás me respondieron. Cuando llegué a la casa mi papá estaba demasiado mal, casi inconsciente. Llamé de una al 123 y me remitieron con Secretaría distrital, ahí dijeron que no había disponibilidad, que por qué llamábamos recién, que no podían mandar a nadie por el momento. Seguimos insistiendo y luego intentamos buscar un  taxi. Fue muy problemático porque no sabíamos qué hacer; nos urgía la ambulancia, además, porque mi papá era un hombre muy alto y pesado. Entre mi hermano, mi mamá y un celador que nos ayudó no pudieron bajarlo (estaba en el tercer piso de la casa). Tuvimos que esperar más, hasta que llegó un tío y hasta que conseguimos un taxi. Fueron un par de horas perdidas, esperando una ambulancia que ni siquiera alcanzó a ser agendada, pero también actuando por nuestra parte, entre el desespero y la angustia. Cuando por fin pudimos montarlo a un taxi nos dirigimos al hospital más cercano que era el de Kennedy, donde apenas pudieron ponerle una bala de oxígeno (con una máscara que yo tuve que comprar por mi cuenta porque el hospital no tenía) y donde no había ventiladores para atender a mi padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodista que perdió la batalla contra el Covid deja huella en el periodismo

Armando González, periodista, conocedor de los temas políticos del país, que perdió la batalla contra el Covid 19, a pesar de tener la primera dosis de vacuna, se fue amando el periodismo desde las páginas del Diario El Nuevo Siglo, donde se desempeñaba como editor político, partió rodeado de su familia, y así lo recuera su hija Isabel González Guerrero ¿Cómo fueron los inicios de Arma